EL PATINADERO

EL SECRETO DE LA CARRETERA

Por Juan Antonio Montoya Báez


Sorprendió la clausura parcial del restaurante bar “El Hangar” en ciudad Victoria, pues los propietarios del negocio son personajes muy conocidos en toda la entidad.

No es un secreto que los socios principales son MARCOS GUERRA GARCÍA y ARTURO SOTO ALEMÁN, el primero funcionario de la Secretaria de Salud y el segundo diputado local del PAN.

Son hombres cercanos al tercer piso, particularmente el primero, pero por razones que se desconocen muchos aseguran que están más fríos que las montañas de Miquihuana.

La PROFECO justificó lo que calificó como un cierre parcial en contra del bar por considerar que cometía actos de discriminación. Esta es la primera vez que se aplica una clausura-suspensión por actos de discriminación y selección de su clientela y le tocó al Hangar Bar.

De acuerdo a la Profeco, podría emitirse una sanción para SOTO y GUERRA por un monto máximo de máximo $4 millones 584 mil 196 pesos 01; y en caso de reincidencia hasta una sanción de 9 millones 168 mil 392 pesos.

Son dos versiones que se manejan acerca de la denuncia en contra del negocio, la primera que fue por una queja interpuesta en la ciudad de México por un acto discriminatorio, pues impidieron la entrada en playera de tirantes y short de un distinguido morenista.

Sin embargo, el titular de la Profeco en Tamaulipas, RAFAEL ALEJANDRO GARCÍA CASANOVA dijo que la acción se emprendió por una denuncia ciudadana interpuesta  a través del teléfono del consumidor, la cual motivo una visita de verificación y comprobaron los hechos que fueron plasmados en la queja.

En un comunicado, agregan:

“En la visita de verificación se detectaron incumplimiento a la Ley Federal de Protección al Consumidor,  constitutivas de violación, tales como la discriminación, selección de clientela, establecimiento de códigos de vestimenta, y en su carta – menú, insuficiencias en la información comercial respectiva que no proporcionan información clara, veraz, precisa y comprobable de lo señalado”.

La noticia de verdad se expandió, no era un restaurante cualquiera, los dueños son conocidos y parecían endebles las justificaciones para la clausura parcial.

Pero bien dicen que lo que no descubre el tiempo, lo descubre el agua o un accidente y eso fue lo que arroja la segunda parte de la historia.

El delegado de la Profeco, RAFAEL ALEJANDRO GARCIA CASANOVA circulaba este fin de semana por la carretera Victoria-Zaragoza  a bordo del auto oficial, cuando se le vio involucrado en un caótico accidente. Afortunadamente salió ileso del encuentro.

Lo que no se dijo es que iba acompañado del propietario de un Restaurante Bar llamado Doroteo, unos dicen que es su hermano y otros su mejor amigo. Victoria es una ciudad pequeña.

Aquí salió a relucir el motivo de la clausura parcial, es un conflicto de intereses, es una guerra comercial y si lo hicieron con el negocio propiedad de un par de personajes con relaciones que pueden esperar los demás comerciantes.

Podemos  decir que los negocios de comida oriental en ciudad Victoria deben cuidarse mucho, pues pueden ser clausurados. La Profeco ya demostró su parcialidad y el nuevo encargado de la oficina y su hermano tienen demasiados intereses en un restaurante Japonés en la plaza Verde Limón.

El interés siempre tiene pies y la carretera Zaragoza develó el secreto, parece que no es una guerra de México, son simples intereses comerciales auspiciados y permitidos por el coordinador de delegados, JOSÉ RAMÓN GÓMEZ LEAL.

Bueno, por hoy es todo.

Adiós y aguas con los patinazos…

Contacto:

patinadero@hotmail.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here