HUMO BLANCO

PRI DA SEÑALES DE VIDA

Por Clemente Castro González


Con la novedad de que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) acaba de emitir la convocatoria a fin de elegir a los titulares de la presidencia y secretaría general para el periodo 2019-2023.

Correspondió a la Comisión Nacional de Procesos internos, que lidera JOSÉ RUBEN ESCAJEDA JIMÉNEZ, informar acerca del documento y divulgarlo a través de diversas plataformas.

Lo distintivo de la renovación del liderazgo tricolor es que se llevara a cabo mediante voto directo, algo que no se daba hace tiempo, en tanto que los cambios “normales” en la dirigencia priista se resolvía, en el mejor de los escenarios, a mano alzada y por determinación de los consejeros.

En verdad que se tardaron los del PRI en tratar de demostrar que también saben entrarle a lo que podría considerarse un proceso democrático.

Y decimos podría porque no deja de persistir la tentación de que los grupos de interés quieran marquen la línea a nivel central y la participación de las bases culminaría en un acto de simulación. Si fuera así Implicaría que el dedazo sigue vigente.

Pero es razonable no adelantarse a los hechos y creer que los priistas por fin tocaron fondo y, más allá de la retórica, ahora si la transformación del parido podría ir en serio.

Una decisión que debe ser ponderada es que habrá un par de debates, entre los contendientes, el 17 de junio y el 7 de agosto.

Antes, los que aspiren a manejar las riendas del tricolor tendrán que registrar su fórmula-hombre y mujer o viceversa-, el 22 de junio.

El proselitismo, de acuerdo a la convocatoria, tendrá lugar del 26 de junio y concluye el 9 de agosto, mientras que la jornada electoral será el 11 del citado mes.

Hasta el 2017 los priistas aseguraban que tenían un padrón de militantes cercano a los siete millones pero, en el último recuento, no ubicaban poco más de cinco millones por lo que iniciaron el registro partidario.

Cabe decir que los triunfadores rendirán protesta el 18 de agosto y de ahí, a partir de esa fecha, se tendrá que voltear a las entidades para hacer los relevos en las dirigencias que se requiera, caso de Tamaulipas.

Sería buena señal para el tricolor, entiéndase sus militantes y simpatizantes, al igual para la imagen de éste partido en el seno de la sociedad, que en la contienda no se de mediante la muy trillada candidatura de unidad porque daría al traste con el esfuerzo que hacen por enseñar otro rostro.

Y de entrada suponemos que no será así en tanto que hay varios prospectos a liderar al PRI, caso de la ex gobernadora de Yucatán, IVONNE ORTEGA PACHECO y el mandatario de Campeche, ALEJANDRO MORENO CÁRDENAS.

Otros que podrían estar en la contienda son el diputado RENÉ JUÁREZ CISNEROS, ISAMAEL HERNÁNDEZ DERAS, ULISES RUÍZ y los que se acumulen.

Al menos un par de los personajes que pretenden guiar al PRI han advertido, de manera reiterada, que si su partido no cambia podría desaparecer y no andan fuera de la realidad, si nos atenemos a los descalabros electorales que sufrieron en los recientes  comicios federales y locales.

De ser la primera fuerza política pasaron a ser la tercera y, lo grave que no se ve la manera de recuperarse.

Ilustrativo es lo sucedido en  Tamaulipas en tres elecciones en donde, dese el 2016 han perdido clientela electoral y cargos de representación popular al grado de que en la próxima legislatura solo tendrá tres diputados.

Habrá que señalar que en el estado se tendrá que dar el relevo en la presidencia  del PRI en donde despachan YAHLEEL ABDALA CARMONA y JOSÉ BENITEZ GARCÍA, presidenta y secretario general en forma respectiva.

Se sabe que la convocatoria para realizar ese procedimiento será emitida una vez que se clausure el periodo electoral 2018-2023.

Los que conocen prevén que entre el proceso se realizará entre los meses de septiembre y octubre y que, para mediados de noviembre del año en curso, se tendrá a los nuevos guías del tricolor en Tamaulipas.

En efecto, los priistas dan señales de vida.

AL CIERRE

Renuncia el delgado del Instituto de Seguridad y Servicio Social para los Trabajadores del Estado (ISSSTE), EDUARDO MARTÍNEZ BERMEA, disque por motivos personales.

La referencia es que el ex funcionario traía una serie de problemas internos, entre ellos, un desencuentro con personal del sindicato de oficinas centrales que, dicho sea de paso, son eficientes para el tráfico de influencias.

Pero igual se habla de que no tuvo respuesta de la alta jerarquía del organismo, que despacha en la Ciudad de México (CDMX), en cuanto a demandas realizadas para remediar carencias de clínicas y hospitales de la entidad.

Una versión más que se ventiló es que MARTÍNEZ BERMEA llevaba varios meses en el cargo y no recibió sueldo alguno y menos compensación.

El alcalde de Victoria, XICOTÉNCATL GONZÁLEZ URESTI estuvo, en rueda de prensa, junto a sus colaboradores para dar a conocer el trabajo que se realiza desde éste orden de gobierno en cuanto a servicios y obras públicas y, en general, diversos temas.

 

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here