EL PATINADERO

EL PATINADERO

La rifa del entrenador

Por Juan Antonio Montoya Báez


Fueron diez, veinte o quizá hasta treinta las ocasiones que llamaron a las oficinas del Instituto Tamaulipeco del Deporte.

Las veces que acudieron fueron menos, pero con el mismo resultado, fue negativa la respuesta, pero ni siquiera era un no definitivo, siempre les decían que sí, pero, no cuando, hasta la semana pasada mantuvieron viva la esperanza de una acción positiva.

Creían que en cualquier momento les dirían que sí a su petición, realmente no era nada, para lo que les habían prometido en un principio.

Otro caso, un entrenador de alto rendimiento se encuentra en una situación desesperada, ya no puede pagar sus cuentas, desde hace meses que no recibe su salario.

La desesperación lo llevó al grado que los padres de familia decidieron apoyarlo, le donaron una estufa y un refrigerador, repartieron una docena de boletos para rifarlos los aparatos electrodomésticos. Se obtendría una ganancia de 40 mil pesos.

Los padres están indignados y realmente preocupados, pues saben de los avances que obtuvieron sus niños con el entrenador, quien no abandona la idea de aceptar una propuesta para irse a trabajar para el gobierno de Nuevo León, donde SAMUEL GARCÍA y MARIANA RODRÍGUEZ, buscan recuperar la hegemonía deportiva en el país.

Los apoyos que brindan los regiomontanos son muy suculentos, bueno al menos en el papel, los salarios son buenos, los bonos por resultados son mejores, pero el entrenador no pretende dejar su programa a medias.

Por eso aceptó la rifa del refrigerador y la estufa, el entrenador hace todo lo posible para quedarse en Tamaulipas, una entidad donde faltó mucho por hacer en materia deportiva.

No es el caso único, a todos los entrenadores les deben varios meses de apoyos y salarios, desde septiembre del año pasado que no les pagan, los traen vueltas y más vueltas por un recurso que les pertenece. Estamos hablando de todas las disciplinas deportivas.

Ellos los que hicieron decenas de llamadas y acudieron varias veces a las oficinas del Instituto Tamaulipeco del Deporte, habían comenzado con la vara muy alta, bueno ellos habían recibido promesas muy esperanzadoras.

Los directivos del Deporte tras el campeonato estatal a los que habían calificado para ir al nacional les prometieron boletos de avión y hotel para acudir al campeonato nacional en la ciudad de Mérida, Yucatán.

No recibieron nada de eso, al último solamente pidieron uniformes, pensaban que les darían un juego completo, pero conforme pasaron los días, con angustia y desesperación vieron que ni siquiera merecieron que les entregarán playeras con la leyenda y escudo de Tamaulipas.

Ellos finalmente y de última hora compraron un lote de playeras, las cuales rotularon, pues por reglamento todos los deportistas que representan a las entidades deben portar al menos una camisa del mismo color.

No había más que un lote de playeras negras, la Asociación Estatal las adquirió, es un color que no corresponde a los colores de Tamaulipas, para muchos podrá ser un color muy caluroso, pero para los deportistas master que van al campeonato nacional de Atletismo en Mérida, Yucatán, es el pase a las pistas y competencias.

Para ellos, los atletas tamaulipecos que van al campeonato estatal debe ser muy desalentador ver como no se les apuesta deporte master, cuando muchos vienen de retomar sus entrenamientos después de una pandemia que provocó diversos problemas económicos y de salud mental, siendo el deporte la mejor manera de sanar.

Bueno, por hoy es todo.

Adiós y aguas con los patinazos…

Contacto:

[email protected]

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí