Buscaba un tesoro y muere sepultado

 

León, Guanajuato

Un cazador de tesoros que fue contratado por una mujer para que encontrara un tesoro enterrado en su casa, murió luego de quedar sepultado en el propio agujero que había estado cavando.

El cadáver fue desenterrado luego de trabajos intensos donde participaron más de 100 personas, entre los que destacan varios cuerpos de emergencia y policía estatal.

La persona sin vida fue identificada con el nombre de Martín Rogelio, y quien había sido contratado para buscar un supuesto tesoro que una vidente dijo a la dueña del inmueble.

La tragedia ocurrió en la colonia Palomares de León Guanajuato cuando el cazador de tesoros que cayó a una profundidad cercana a los 12 metros, justo en el hoyo que él mismo había cavado días atrás para dar con la fortuna señalada.

Según trasciende el hombre de 54 años de edad fue contactado desde hace tres meses por Ana Patricia, la propietaria del inmueble, para que desenterrara un supuesto tesoro.

Ana Patricia buscaba una fortuna la cual según una vidente le dijo se encontraba enterrada en su propiedad.

Para ello el cazador de tesoros Martín Rogelio llevó consigo a dos colaboradores para que le ayudaran a cavar un profundo hoyo en el inmueble y localizar el codiciado tesoro.

La mañana del pasado domingo, con ayuda de una escalera, Martín Rogelio bajó hasta los más profundo del hoyo que ya había en la tierra con la intención de avanzar un poco más, pues aseguraba ya estar cerca de encontrar el tesoro, sin embargo, no contaba con que la tierra se reblandecería y caería sobre él junto con una barda que estaba adjunta al lugar cavado.

El reporte sobre el accidente se dio a las autoridades alrededor de la una de la tarde del domingo y desde ese día hasta la tarde de ayer las labores de búsquedas fueron realizadas por diversos agentes de Protección Civil y Bomberos, Cruz Roja y elementos de la Policía Municipal.

Lamentablemente las labores de rescate se vieron severamente afectadas por la constante lluvia.

Fue poco después de las 19:00 horas de ayer martes que los agentes de lograron encontrar el cuerpo sin vida de Martín Rogelio, el cual ya presentaba un avanzado estado de descomposición.

El personal de Servicios Médicos Forenses realizarían la necropsia de ley para posteriormente ser entregado a sus familiares.

Sobre el supuesto tesoro nunca nadie lo vio: ni el hoy occiso, ni sus dos compañeros de labor, ni las más de 40 personas que diariamente trabajaron cavando nuevamente la zona para culminar con el rescate de Martín Rogelio y tampoco fue visto por Ana Patricia, la propietaria del inmueble.

Con información de El Debate

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here