PRecisando

Doctores en cortinas y cajas

Por José del Carmen Perales Rodríguez


Desconozco con exactitud, como cualquier mortal, en qué condiciones terminaremos como país el actual sexenio, si estaremos peor que al principio o si nos convertiremos en un país de fifís o chairos o viceversa, pero de lo que sí no tengo ninguna duda es que obtendremos el doctorado colectivo en fabricación de cortinas de humo y de cajas chinas.

Lo que no puedo anticipar es de qué calidad serán estas tramas mediáticas, que desde hace varios sexenios han venido quitando libertades y diezmando economías familiares, mediante albazos legislativos o decretazos, aprovechando la distracción que generan sucesos que pueden ser desde tragedias hasta ocurrencias.

Hemos tenido todo tipo de cortinas y cajas, unas burdas, otras chuscas, pero la mayoría con un alto grado de abuso de poder, de excesos y de burla hacia el pueblo, porque ante los ojos del mundo nos vemos como un país de ingenuos, por decirlo de la manera más suave y educada posible, porque volvemos aquella imagen del mexicano con sombrero y a la sombra de un cactus.

Lo raro, porque siempre hay algo que no se entiende, es que en todos estos años no hubiera quien se interesara en ocupar el cargo de detector de estas campañas mediáticas, pero ya no nos preocupemos porque para el final del actual sexenio no hará falta porque estamos ante los maestros, por un lado los que tienen el poder y por el otro quienes lo quieren a costa de lo que sea.

Así que tendremos que pasarnos todavía muchos tragos amargos en cuanto a imagen hacia el exterior, porque es mucho lo que está en juego primeramente para el próximo año con el control del Legislativo federal y después para la elección presidencial, batallas en las que lo menos importante es el pueblo, porque el poder está por encima de todo.

A los ciudadanos de a pie nos queda como única alternativa ir avanzando en el aprendizaje, para poder leer a tiempo las tramas que día a día se están urdiendo entre los bandos confrontados, no precisamente para tomar partido por alguno de ellos sino para estar más preparados y no caer en las trampas que nos tienden unos y otros.

APUNTE.- La economía victorense con todo y el 25 por ciento de la reactivación de algunos giros empresariales, difícilmente saldrá del estancamiento en que ya lleva varios años y que se agudizó con la pandemia de covid-19, incluso a pesar de las ganas y empeño que le ponen los empresarios y que en lo personal me consta.
La recesión está entrando en una fase crónica porque hay factores que siguen prevaleciendo y que impiden que la economía se relance, independientemente de la resistencia (también me consta) de algunos empresarios para coadyuvar a cambiar de vocación a la Ciudad, con todo y que los tiempos ya no son los mismos.
Y lo peor es que esa reticencia en el muy mediano plazo será un lastre como lo ha sido por generaciones, salvo para aquellas que han usufructuado las ganancias que ahora extrañan mas no para quienes sostienen por mucho la economía local, será cuestión de tiempo para ver quién se cede o se cansa primero.

PENDIENTE.- No me vayan a salir con que también hay BOAs municipales (jajajajaja), porque eso no distraerá a nadie.

Aquí los veo, leo y escucho: josedelcarmenpr@outlook.com @josdelcarmenpr @Precisando_

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here