PRecisando

Cibertoro – Reglas

José del Carmen Perales Rodríguez


El relajo que se traen con fechas, cursos y otras estrategias las autoridades educativas de todo el país, podría terminar de crispar los nervios de los padres de familia que después de sentir que ya se había terminado el estrés para unos y preocupación para otros de las clases en línea, ahora se encuentran que no hay coincidencias entre estados y Federación.

La revolución ha comenzado a crecer en las redes sociales privadas y abiertas, padres y madres de familias están compartiendo en privado y público todo lo que se encuentran en los medios digitales, todo lo que publican las autoridades educativas o que presuntamente lo hacen, material visual o auditivo que por lo regular acompañan con preguntas como: ¿Qué saben de esto? ¿Es cierto o falso?

Esta situación preocupa sobremanera a los que somos padres de familia, porque no sabemos si ya los dejamos descansar o disfrutar, si se le puede considerar así en medio de este confinamiento, de sus pasatiempos y dejarlos de atosigar con los trabajos que muy responsablemente enviaron algunos de los maestros, o los mantenemos en guardia con sus útiles listos para cursos remediales o como se llamen.

Creo que en estos momentos el favor más grande que le pudieran hacer a los padres de familia las autoridades educativas, federales o estatales, es alinear o armonizar como dicen los que saben de cuestiones legislativas, la calendarización que han dado a conocer por separado y que hasta el momento sólo ha generado confusión, incluso entre los propios educandos.

Porque sí estamos de acuerdo la mayoría de los ciudadanos con los reclamos que están haciendo los estados a la Federación, pero en lo que no concordamos los padres que junto con los maestros ya dimos muestra que le entramos al cibertoro por los cuernos, es que nuestros hijos, los alumnos que les confiamos a quienes administran la educación, vivan en la incertidumbre.

Nada más con que nos digan: Aquí en Tamaulipas las fechas son estas, otras no valen. Con eso basta y sobra.

APUNTE.- Ya había comentado en anterior colaboración lo gorda que está la caballada en Victoria, para la disputa de los puestos de elección popular que estarán en juego dentro de poco menos de un año, que son más de una docena y de los cuales más de la mitad son panistas o afines al blanquiazul.

Sin embargo aquí lo que nos interesa como victorenses es la batalla por la Alcaldía, para la que hay cinco o seis tiradores azules, los cuales deben sortear ciertos obstáculos o cumplir algunas reglas, antes de recibir la bendición o ser palomeados por quienes deciden, que no necesariamente toman en cuenta lo que la Ciudad necesita.

La situación es similar en otros partidos en donde atenderán más al escalafón que a los perfiles y las preferencias ciudadanas, lo que podría tener como consecuencia que nuevamente se corra el riesgo de que no tengamos el Alcalde que necesitamos, porque ahora mismo los electores ya cayeron en cuenta que tienen al que merecen.

Faltan poco más de tres meses para que se pongan de acuerdo todos y que cada partido se fije en lo que necesitamos los victorenses, no en los merecimientos que cada aspirante tenga, para que no nos obliguen a votar por el menos peor.

PENDIENTE.- Inicia una semana crucial para avanzar en la nueva realidad o normalidad, porque el próximo domingo el semáforo de control determinará si pasamos a la siguiente fase o simplemente como ciudadanos responsables dejamos los rayones.

Aquí los veo, leo y escucho: josedelcarmenpr@outlook.com @josdelcarmenpr @Precisando_

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here