LETRAS PROHIBIDAS

CD. VICTORIA, LA CAPITAL DEL OLVIDO

Por Clemente Zapata M.


La Capital del olvido/

ahora es Cd. Victoria,/

que vivió días de gloria/

pero ya se ha extinguido…

 

Calles están pa’ llorar/

y eso es muy evidente,/

pueblo ha sido paciente/

pero eso debe cambiar…

 

En el siglo pasado, don CARLOS ADRIÁN AVILÉS acuñó una frase que para desgracia se ha ido erosionado: “Ciudad Victoria, ciudad limpia, ciudad amable”; y se podría agregar: segura…

Cd. Victoria fue una ciudad donde la amabilidad era la costumbre y el respeto era el valor más apreciado. Me tocó vivir esa época donde te asustaban con los cuentos de “La Llorona” o “El Viejo del Costal”.

También me tocó vivir la era en donde los hogares se mantenían abiertos de noche y día. Hoy los hogares tienen bardas altas y puertas reforzadas porque no se puede vivir de otra manera.

Disfruté la amabilidad de los vecinos que compartían la merienda por el puro placer de servir… En la actualidad hay quienes ni a los vecinos conocen y ni quieren conocer porque “no se sabe”.

Este 2019, que está a menos de dos semanas de fenecer, Ciudad Victoria ha sufrido uno de sus peores años, tal vez el peor, convirtiéndose en la “Capital del olvido”.

¿Qué le pasó a la Capital, que en su momento fue orgullo en infraestructura, atención, servicios públicos, seguridad y pujanza económica…?

Las calles, las calles de los capitalinos, nuestras calles; me atrevería a decir que la mayoría están para llorar y, si pudiéramos, uno mismo cargaría el coche para brincar los baches.

Cada bache es un monumento que nos recuerda el error cometido al estar frente a las urnas en época de elecciones. Es un error que nos retumba y nos retumbará hasta los próximos comicios.

El olor a nauseabundas y pestilentes aguas negras se ha vuelto el aroma de la ineptitud, el buqué del desprecio, de quienes teniendo poder y recursos para reparar los drenajes colapsados no lo hacen.

El deficiente alumbrado público, que convierte algunas calles en “boca de lobo”, genera un panorama de desolación que agudiza el olvido en que se encuentra la Capital.

Lejos está aquella época en donde nadie se preocupaba por el agua, ya que la misma nos llegaba a los hogares de forma puntual. Hoy, quienes no vivieron esa realidad, consideran la historia un mito.

La basura es otro de los “adornos” que al parecer llegaron para quedarse en la Capital tamaulipeca. Hasta en los fraccionamientos privados la basura adorna sus escasas calles, porque “el camión se descompuso” y no hay para repararlo…

Nunca como ahora se había sufrido una indolencia terrible, al grado del cinismo, en el rubro de los servicios públicos. Lo más lamentable es que no se ve voluntad de mejorar.

En este año —repito— que está a punto de terminar, ojalá también se termine la apatía por hacer algo a favor de la Capital. Ojalá que también se elimine la indolencia ante el reclamo ciudadano.

Mejor ni menciono la obra pública, porque tal vez usted, caro lector, me preguntaría: ¿Y eso qué es…? Y es que la obra pública, detonante de desarrollo, es un fantasma en la Capital.

La irritación social sigue creciendo y almacenándose; la única forma de solventarla es ofrecer buenos servicios públicos… Ignorar la irritación social evidenciará la indolencia y el cinismo de quienes pudiendo hacer algo no lo hacen… Pendientes.

 

ÁGORA

CASI TODOS TENEMOS en nuestro cuerpo, alguna grande o insignificante cicatriz que sanó con el tiempo… Esas marcas son el ejemplo vivo de que obtuvimos la experiencia necesaria para que no se repitan… Por eso vemos bien donde pisamos, corremos con precaución y vemos la altura de alguna puerta o túnel para calcular que no nos golpearemos… Pero hay personas a las que les produce placer “sangrar por la herida”, que disfrutan acariciar su cicatriz una y otra vez, aferrándose al pasado porque piensan que lo mejor se les ha ido… Las cicatrices son marcas de superación que sólo los mejores poseen. Por ello nunca avanzará quien no desea que sus heridas cicatricen… ¡Para la reflexión!

 

ENTRETELONES…

EN EL FOVISSSTE tamaulipeco, aquí en la Capital del estado, algo no huele bien. Es un hedor a corrupción que emana de los turbios negocios que en esta dependencia federal se hacen… Si un derechohabiente desea un crédito directo, tiene que reportar el cinco por ciento del monto al que aspira, por “adela”; en caso contrario ese anhelo podría frenarse o tardar meses en llegar aunque se tenga derecho… Mucho tiene que contar IRAM ZAPATA, al director general del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado, LUIS ANTONIO RAMÍREZ PINEDA, sobre ciertos señalamientos en donde se le involucran y que pone en tela de duda la honorabilidad con que se hacen los trámites en el Fondo de la Vivienda del Issste… ¡Ay nanita!

ELBA ESTHER GORDILLO MORALES vuelve a ser noticia en su “mensaje navideño” donde anticipa que “se enfrentará con éxito los grandes cambios que requiere la educación en México y la organización sindical…” Sabrá la maestra GORDILLO, que una de sus “nietas políticas” ya perfila ciertos negocios con Redes Sociales Progresistas, lógicamente a espaldas de los verdaderos liderazgos de esta organización, cuando todavía no cuaja el proyecto de hacerlo partido…. !Upsssss!

MORENA, es decir el Movimiento de Regeneración Nacional, al parecer ya tiene el control político en Madero, una tierra que ha sido gobernada por priistas, panistas, perredistas y hoy está en manos del partido de ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR… Como que el alcalde ADRIÁN OSEGUERA se ha sabido mover, y muy bien, en eso de la operación política, pues mantiene en calma a los integrantes de organismos políticos ajenos al “partido presidencial”… OSEGUERA se ha rodeado de “picudos” operadores que no saben lo que es obtener un no como respuesta, cuando de “enamorar” al adversario se trata… Parece que quienes tienen o creen tener nexos con el Sindicato Petrolero ya se broncearon… ¡Óooraleeee!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here