AGENDA PÚBLICA

Las cuentas públicas, un cuento de nunca acabar

Por Salvador Leal Luna


En esta administración pública estatal, tanto la Auditoria Superior del Estado, como el Congreso de Tamaulipas, por medio de la comisión de Vigilancia de la Auditoria Superior del Estado, han sido un cuento de nunca acabar con eso de las “cuentas públicas.  Porque han pasado los días, las semanas, los meses y los años y no se ha visto a nadie en la cárcel.

Sin embargo, en una reciente entrevista y de esas veces que sale de su casa de piedra y lodo, me refiero al carnal fiscal anticorrupción, Javier Castro Ormachea, dice que solo han asegurado 15 inmuebles a ex funcionarios públicos de distintos niveles de gobierno, “más no han llegado al congelamiento de las cuentas, no sabemos si personales o cuentas públicas de esos ex funcionarios, pero no actuales, que por cierto no cantan mal las rancheras”.

Aquí es donde difiero de estos trabajos, máxime que lo escribí anteriormente, con eso de que la Fiscalía Anticorrupción en Tamaulipas es un “elefante blanco”, porque sus acciones no se trasparentan y esta declaración, por cierto con resultados “irrisorios”. Es que si son recursos públicos los que mal se manejan y son funcionarios públicos, “no debe haber secrecía de los datos o de quienes han hecho mal uso de esos mentados recursos públicos”.

Con ello, más bien protegen a un funcionario público y debe de convertir en un delincuente, pero no, existen estas instituciones que se convierten en “tapaderas” de los ex funcionarios, como también de los actuales.

Por lo tanto, nadie sabe, nadie supo, quienes son por el momento esos 15 ex funcionarios públicos que les fueron decomisados bienes inmuebles. Ya que estos datos, la Auditoria Superior del Estado, por medio del Fiscal Anticorrupción no los mandan al Congreso de Tamaulipas, que ha estado en “ascuas” todo este tiempo; es más, ni la Comisión de Vigilancia, ha sido capaz de pedir información.

Digo esto, porque según el presidente del Congreso de Tamaulipas, Glafiro Salinas Mendiola, en este próximo y último receso legislativo; es decir cuando se instale la Diputación Permanente, está podrá convocar a una o dos sesiones extraordinarias, donde según él se habrán de analizar las cuentas públicas, pero estás han sido un cuento de nunca acabar.

Esperemos que haya transparencia y más que todo acceso a la información pública de estos bienes inmuebles que han sido decomisados a ex funcionarios públicos. Porque se ve claramente que tanto, a la Auditoria Superior a cargo del ingeniero mecánico, Jorge Espino Ascanio que por cierto ha brillado por su ausencia en el poder legislativo, antes cuando estaba el ajonjolí de todos los moles de Carlos García no salía de ahí, junto, al Zar Anticorrupción, Javier Castro, envíen información al Congreso de Tamaulipas, para que dé perdido se tome en cuenta a este Poder, como a sus comisiones legislativas.

Veremos que sucede más adelante y si este ingeniero mecánico, envía resultados de las cuentas públicas 2016 y porque no 2017.  Con fin de conocer el trabajo que hacen, porque solo al inició de la admistración estatal hubo mucho “alarde” del trabajo de las cuentas públicas. Hoy solo son un cuento de nunca acabar.

A estas, alturas a la Auditoria Superior, como la Fiscalía Anticorrupción y demás instancias, les interesa más lo económico, que aplicar la justicia; es decir la vía penal, pese a que existe una Procuraduría o Fiscalía General de Justicia, donde manda galleta el forastero de Irving Barrios Mujica.

El fin, dicen que la justicia es ciega.

Por hoy es todo.

HASTA LA PRÓXIMA.

Correo Electrónico.

leal6418-14@hotmail.com

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here