EL PATINADERO

EL PATINADERO

La pastilla del día siguiente 

Por Juan Antonio Montoya Báez


En las últimas horas se dieron dos eventos por separado que hablan de la fragilidad que tienen las empresas paraestatales para el abasto de agua potable en la entidad.

Por principio de cuentas tenemos el caso de ciudad Victoria, donde una fuga de más de metro y medio en el acueducto dejó sin agua a más de 350 colonias en la ciudad, hecho registrado en las primeras horas de este miércoles.

El propio alcalde EDUARDO GATTÁS BÁEZ se encontraba en el lugar del incidente para apoyar en las labores de reparación, aprobando todas las medidas que se tomarán para el rápido restablecimiento del servicio de abasto en la ciudad.

La fuga se registró en el kilómetro 26 de la carretera ciudad Victoria-Soto La Marina, donde se buscaba reemplazar un metro y medio de la tubería  de 36 pulgadas para poder restablecer el servicio.

LALO GATTÁS señalaba que espera que el servicio empiece a partir de este jueves y que el viernes ya se encuentre totalmente normalizada, después del trabajo y empeño de más de dos docenas de trabajadores de la Comapa.

Por lo pronto las autoridades municipales desplegaron decenas de pipas para abastecer de manera emergente a las 350 colonias sin agua.

Este accidente debe ser una primera llamada de atención, pues aquí en la misma ciudad existe una gran sombra de sospecha en la construcción de una empresa gasolinera, sobre la carretera de Soto La Marina, por encima del acueducto de ciudad Victoria.

El ex gerente GUSTAVO ALBERTO RIVERA señaló en su momento que ellos no autorizaron la obra y pidió a las autoridades municipales que frenarán la obra. Al parecer no fructificaron sus esfuerzos.

La gasolinera sigue construyéndose y no queremos imaginar que pasaría en caso de un accidente en las instalaciones de la empresa o de una fuga de agua en la enorme tubería que quedará debajo de sus instalaciones.

Los trabajos de reparación serian por demás complicados y con el riesgo de tener los enormes tanques de combustible a unos metros con un riesgo de explosión.

En la aprobación de la obra se dice que esta la mano metida del responsable de la Seduma, quien contra los intereses del municipio y de los victorenses aceptó aprobar su construcción. Se habla de una cifra respetable que termino en un cajón de cierto funcionario.

La obra que pone en riesgo el abasto de agua en esta capital tiene un hedor insoportable. Huele a lo peor.

En Matamoros, grupos avariciosos buscan el control de la Junta de Aguas y Drenaje en este municipio, la ambición les regresó y más brava que nunca. Andan hambreados.

La Junta de Aguas siempre ha sido la caja chica o grande de los grupos más corruptos de la ciudad, con personajes que recuperaron fortunas o incrementaron su riqueza, como CHUCHON DE LA GARZA DÍAZ DEL GUANTE o RAMIRO SALAZAR.

Ellos saquearon la dependencia a manos llenas, sus cuentas públicas fueron aprobadas en medio de negociaciones en lo oscuro.

Otra vez los SALAZAR vienen a recuperar lo que consideran que es suyo, intentan colocar una marioneta en la dependencia para exprimirla, cobrar las facturas que consideren y repartir los puestos de acuerdo a su conveniencia.

Las dependencias y los asuntos del agua deben ser responsabilidad de los municipios, pues son los alcaldes quienes dan la cara ante los ciudadanía.

Así evitamos se culpen por casos como el de la gasolinera o el saqueo de la dependencia.

Son otros tiempos donde la autonomía municipal debe ser algo más que dos palabras. La prevención evita hasta la pastilla del día siguiente.

Bueno, por hoy es todo.

Adiós y aguas con los patinazos…

Contacto:

[email protected]

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here