EL PATINADERO

Las voces de Miramar

Por Juan Antonio Montoya Báez


En Tamaulipas son tiempos de unidad, son demasiadas las situaciones difíciles por las que atravesamos actualmente, lo peor es que en ocasiones no hay dinero que solucione los problemas, aunque sí que los mitigue.

El principal,, quizá, es el incremento de los casos de Covid-19, mismos que no disminuyen y no podemos culpar totalmente a las autoridades federales, estatales o municipales, pues también como ciudadanos somos corresponsables de no poder frenar la epidemia.

Seguimos sin utilizar cubre bocas en los espacios públicos, es común ver gente por las avenidas principales sin protegerse, convocan a reuniones sociales, las fiestas de cumpleaños no terminan, tampoco las albercadas y la insistencia de violar el día de no circula, lo peor molestándonos con las autoridades viales cuando nos llaman la atención.

Hasta este día en Tamaulipas se tiene el registro de 20 mil 302 casos, con 3 mil 700 infectados, por 15 mil 214 recuperados y un total de mil 388 muertes.
Matamoros es el centro de la pandemia, lo cual no es nada raro por su tamaño y su población flotante, particularmente los campamentos de migrantes que se instalan sin los mínimos controles de seguridad, por lo que se contabilizan hasta el momento 3 mil 934 casos, de los cuales son 3 mil 20 recuperados, 601 en investigación y 224 defunciones.

Esta ciudad tiene el índice de letalidad más bajo de la entidad, lo que habla de la entrega de sus doctores, enfermeras y todo el personal de los centros hospitalarios en el nivel de atención a sus pacientes.

Reynosa, se ubica en el segundo lugar con 3 mil 676 casos, con 2 mil 846 recuperados, mil 072 en investigación y 475 defunciones, mientras que Tampico se coloca en el tercer lugar con 3 mil 286 casos; seguido de Madero con 2 mil 035 casos.

Nuevo Laredo se coloca en el quinto lugar con mil 884 casos, con mil 384 recuperados, con 426 en investigación y 217 fallecimientos; mientras que en ciudad Victoria se coloca en el sexto lugar con mil 861 casos, con 697 en investigación, con mil 334 recuperados y 79 defunciones.

En el caso de ciudad Victoria el número es muy alto, considerando su población y más comparada con Nuevo Laredo, donde por ejemplo cruzan 13 mil tráileres diarios, con una población flotante mucho mayor a la que se registra en ciudad Victoria con una menor actividad industrial y comercial.

Este es el mayor reto en Tamaulipas, cuando escasean los recursos federales y se tienen que atender las necesidades del IMSS e ISSSTE con ayuda del Estado y de municipios, pues hemos conocido casos de alcaldes que también hacen donativos para evitar que colapsen el alto número de casos.

Pero, claro no es el único problema, son demasiadas las situaciones que se viven, como la inseguridad, los recortes presupuestales que ya alcanzan los 3 mil millones de pesos.

El galopante desempleo y la desesperación económica que se apodera de miles de hogares de ciudadanos, cuya situación es cada vez más apremiante al cerrar cientos de negocios.

El panorama no es bueno, son tiempos de unidad en la entidad, no de cosechar enconos, ni despertar recelos e invitar a nuevos pleitos.

Ya el presidente ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR suspendió la gira por todo el noreste del país, las diferencias están a la vista.

Hay malos consejos, por eso el desaire que se cometió en Madero no venía ni al caso, los pleitos no deben tener colores, cuando las únicas voces enviadas desde Miramar son de respeto y colaboración al proyecto llamado Tamaulipas.

Regresando con Matamoros, el alcalde MARIO ALBERTO LÓPEZ HERNÁNDEZ ordenó intensificar intensifica las acciones de descacharrización en diversas colonias populares, esto, como parte de la lucha contra el dengue, zika y chikungunya, situación que se presenta con mayor incidencia en temporadas de lluvia.

Trabajadores de las Secretarías de Desarrollo y Bienestar Social y de Servicios Públicos diariamente recorren diferentes colonias de la ciudad, recogiendo todos aquellos objetos en desuso que representan riesgo para convertirse en criaderos del mosco aedes aegypti, transmisor del dengue.

Las acciones son encabezadas por JOSÉ ALBERTO GRANADOS FAVILA, secretario de Desarrollo y Bienestar Social, quien al frente de un grupo de más de 60 empleados, en donde participan de diversas áreas, entre ellas, Espacios Públicos y Limpieza Pública realizan una brigada integral de limpieza en las colonias visitadas.

Recogen llantas usadas, contenedores de agua como rotoplas, salas, colchones viejos y muebles de madera, son algunos de los artículos que las familias desechan de sus hogares y que al tenerlos en sus patios, se convierten en un verdadero riesgo para la reproducción del citado mosco.

Hasta la fecha han retirado varias toneladas de desechos, utilizando varios camiones recolectores de desechos y un trascabo para levantar los objetos con mayor peso.

Bueno, por hoy es todo.

Adiós y aguas con los patinazos…

Contacto:
patinadero@hotmail.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here