EL PATINADERO

EL PATINADERO

Malagradecidos y traidores 

Por Juan Antonio Montoya Báez 


En el pasado, el tampiqueño JESÚS GONZÁLEZ MACÍAS fue el líder estatal del PVEM por varios sexenio.

Era el embajador del ecologismo en la entidad, tenía acuerdos importantes, era una referencia en el tema de las negociaciones y la ecología con los gobernadores.

En esos acuerdos lanzó candidatos como JAIME TURRUBIATES, quien ganó la alcaldía de Madero en alianza con el PRI y lo mismo hizo con RENÉ CASTILLO DE LA CRUZ, quien nunca en su vida se imaginó que sería diputado, pero su amigo el ex gobernador EUGENIO HERNÁNDEZ FLORES decidió darle ese regalo.

Durante el sexenio de EGIDIO TORRE CANTÚ, trataron de tirar el cacicazgo verde de JESÚS GONZÁLEZ, cuando MANUEL MUÑOZ CANO trató de amarrar la dirigencia estatal, pero fue frenado en seco desde Tamaulipas.

Recientemente otra vez MANUEL MUÑOZ CANO se quiso promocionar en busca de la dirigencia del PVEM, asegurando que se la merece por ser el gran triunfador en San Luis Potosí.

En la vecina entidad, el coordinador de la campaña se llama CÉSAR GARCÍA CORONADO, un victorense que fue exiliado por EGIDIO TORRE CANTÚ, pero eso le sirvió para recibir la oportunidad más grande de su vida.

Sólo necesitaba un empujón, le llegó la delegación de la SCT, cuando buscaba la Profeco, en SLP. De ahí, siempre hacía adelante.

En SLP hizo todo tipo de relaciones, como con RICARDO GALLARDO, quien lo invitó a ser el coordinador de su campaña a la gubernatura, por las siglas del Partido Verde, ganó la elección, por lo que se menciona al victorense para diversos cargos.

Recientemente festejó su cumpleaños, ajusto apenas el medio siglo de edad, lo hizo con una reunión entre amigos, los que motivo diversos comentarios y rumores en la ciudad, como que buscaría la dirigencia estatal del PVEM apadrinando a MANUEL MUÑOZ.

La realidad es que en el interior del PVEM en Tamaulipas no hay cambios, ni movimientos en la dirigencia estatal con RICARDO GAVIÑO y el coordinador del CEN en la zona norte, como es el KARL HEINZ BECKER HERNÁNDEZ, esté último sobrino del ex gobernador EUGENIO.

CÉSAR tampoco busca espacios en el PVEM, se manifiesta respetuoso de la dirigencia estatal, mostrándose dispuesto a ser un colaborador externo por lealtad a EUGENIO.

Los tamaulipecos pudieran tener motivos para sentirse mal, pero tienen más razones para estar optimistas, pues aunque se quedaron a poco más de dos mil votos de alcanzar el registro, es la primera vez que tienen regidores en varios municipios sin ir en coalición.

Además de los 15 mil votos con el que recibieron, lograron alcanzar más de 36 mil sufragios.

Claro, están en la etapa de evaluación, analizan los resultados en cada uno de los municipios, las acciones que emprenderán, pero se sienten satisfechos en términos generales.

Su voto fue el más barato, eso si sus candidatos gastaron cantidades millonarias de suelas y saliva, sus apoyos se limitaron a mochilas y otros artículos. Eso sí lograron posesionar la marca del PVEM de manera increíble en la entidad y es fácil ver sus utilitarios en la calle.

En el caso de MANUEL MUÑOZ, el mensaje es que será bienvenida su colaboración en el PVEM, pero tendrá que hacer fila, pero sin utilizar el nombre del ex gobernador EUGENIO. Los geñistas tienen bien claro quienes se mantuvieron fieles y quienes lo abandonaron.

La lista de malagradecidos y traidores es grande.

Recuerdan que con dinero, agua y tractor, cualquier idiota es agricultor. En política con dinero y poder, cualquier menso puede vencer.

Bueno, por hoy es todo.

Adiós y aguas con los patinazos…

Contacto:

patinadero@hotmail.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here