HUMO BLANCO

HUMO BLANCO

TENDRÁN QUE RENOVARSE

Por Clemente Castro González


El PRI tamaulipeco, que dirige EDGAR MELHEM SALINAS, hace causa común con su guía nacional, ALEJANDRO MORENO CÁRDENAS, y se le fue a la yugular a su compañero de partido, el ex gobernador de Oaxaca, ULISES RUIZ ORTÍZ, al que  consideran promotor de la revuelta de militantes del tricolor que piden la renuncia de “Alito”.  

Y no es extraordinario que  vayan “mano con mano” porque la actual directiva estatal del tricolor tuvo el visto bueno del campechano y recibe  línea nacional que, por supuesto,  respalda y  favorece a los guías de la entidad.

Sería un suicidio, políticamente hablando, que MELHEM SALINAS y su  equipo se volvieran en contra de Alito, en tanto que se encuentra muy cercana la definición para la competencia por la gubernatura de la entidad.

De ahí la necesidad de afinar bien, con el visto bueno del centro, la estrategia para ir solos a la elección o echarse en manos del PAN.

Además, Alito cuenta en el estado con no pocos amigos, puros “chipocludos” del priismo, que no dudarían en sacar el pecho por él para conjurar cualquier revuelta.

Lo que también debe señalarse es que hay priistas de “toda la vida” que  están inconformes con la actual directiva de su instituto ya que, igual que en el pasado, no son tomados en cuenta.  

Eso se refleja  en su marginación de  los espacios de representatividad, a fin de proyectar  a una camada de neopriistas que, en corto tiempo, lograron el ascenso en cargos partidistas, administrativos y de elección popular.

Parte de la debacle del ente político se da por eso aunado a que asumieron medidas contrarias a los necesidades y demandas de amplios sectores populares.

Ni que decir de los malos gobiernos y peores dirigencias del Revolucionario Institucional que han contribuido a la situación critica que en la actualidad enfrentan.

La revuelta de ULISES y compañía podría ser oportunismo pero, con el linchamiento que se le hace, debería ir también la réplica a lo que señalan los inconformes.

¿A poco no ganar una sola de 15 gubernaturas que estuvieron en disputa, en el pasado mes de junio, son buenas cuentas?

Igual debe verse el caso de la debacle priista Tamaulipas. De hecho se habla de que lo del alternancia en el ejecutivo estatal, en los comicios del 2016,  derivó de un arreglo en la cúpula, con el visto bueno del presidente en turno, entiéndase, ENRIQUE PEÑA NIETO.

Ni modo que sean temas ajenos a la autocritica. Porque pueda darse la verdadera renovación en el PRI es tiempo de que no le saquen la vuelta a los aspectos sustantivos.

Simular para frenar las transformaciones en los partidos no contribuye a realizar cambios democráticos.

A propósito de organismos políticos y de la urgencia de transformarse, habrá que ver si el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) se da su tiempo para afinar los métodos de selección de candidatos y evitar cuestionamientos de prospectos a candidatos y de la militancia.

Para no ir muy lejos y pese a que el dirigente nacional,  MARIO DELGADO CARRILLO, entregó buenas cuentas en las elecciones pasadas, esta documentado que hubo inconformidades por parte de quienes se sintieron afectados al no ver claro lo de la definición de candidatos.

En ese sentido se presentaron denunciaron sobre presuntas tranzas al elegir a no pocos abanderados morenistas.  

Así se escuchó en cuanto a Reynosa aunque, al fin de cuentas, se logró conciliar a los grupos en pugna y funcionó la fórmula al grado de que los Morena y aliados se llevaron todos los puestos  de elección popular disputados en esa emblemática localidad fronteriza.

En lo que viene, el reto para DELGADO y cuadro chico es dejar contentos, en relación al candidato a la gubernatura,  no solo a los que levanten la mano sino a los militantes y simpatizantes de Morena.

De ahí la importancia de depurar el método que aplicarán, entiéndase el de las encuestas o los que resulten.  

Mucho ayuda que el presidente ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR no recurra al dedazo en Morena pero los guías del instituto político podrían  utilizar su nombre para inclinar la balanza a favor de un prospecto.  

La verdad es que no se espera una desbandada en dicho partido y lo más seguro es que se trabaje políticamente en el ámbito interno para que salga un candidato de unidad o se vayan a la contienda interna sobre la base de reglas aceptadas por los participantes.

De cualquier forma los pendientes en el partido en mención ahí están en espera de que la dirigencia se aplique.  

AL CIERRE

Esta por verse si la Confederación Nacional Campesina (CNC), uno de los sectores del PRI, le entra a lo de la alianza que se proyecta en Tamaulipas para la  próxima contienda, en que se va a contener por el ejecutivo estatal.

Lo que se perfila es  PAN, PRI y PRD establecerán  acuerdos para hacerle frente a Morena y aliados.

El “asegún” es que la CNC es uno de los sectores que más ha cuestionado a las administraciones panistas, las cuales dan prioridad en el campo al  sector privado sobre el denominado sector social.

Al respecto se precisa   que una cosa son los jerarcas de la talla del diputado priista FLORENTINO ARON SÁENZ COBOS, muy alineado con el panismo, y otra los auténticos campesinos.  

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here