HUMO BLANCO

HUMO BLANCO

CON DERECHO ALPATALEO

Por Clemente Castro González


Pese a el ejemplo dado por los ciudadano del pasado domingo, aún estamos lejos de superar inercias que afectan la libre y consciente emisión del voto para elegir a los representantes populares.

Es innegable que todavía hay  entrega de dádivas a cambio de apoyo de parte de los electores, compra de votos y  el tradicional acarreo durante la jornada electoral.

Aunado a que se utilizan candidaturas independientes y de partidos que se prestan,  en base al pago,  para hacerle el juego  a los contendientes “oficiales”.

Diríamos que es  la primera fase de la estrategia que se traza, por los transas de la política,  para ganar a como de lugar.  

En caso de que lo calculado no resulte efectivo, lo que sigue es  descalificar los comicios y lanzarse al arrebato de triunfos mediante argucias leguleyas.

Esto es precisamente lo que quiere hacer la dirigencia del PAN en la entidad, al anunciar que  impugnará las elecciones en el Instituto Electoral de Tamaulipas (IETAM).

Lo que se les hace extraño a los panistas es que la alianza conformada por Morena y PT duplicaron  el conteo de sus votos.

Se entiende que ello significa que si tuvieron un sufragio a su favor se pasaron de vivos y en número anotaron dos.

La verdad es que lo expresado desde el panismo, a simple vista, carece de sustento porque realizar esa presunta trampa es poco probable y, si fuera el caso, difícil de acreditar.

Veamos: en principio a los funcionarios de casilla no los nombran los partidos políticos sino el Instituto Nacional Electoral (INE).

De igual manera, durante la jornada electoral hay vigilancia de los representantes de partidos  para que no se cometan irregularidades y, en caso de suceder, se interponen los escritos de inconformidad que corresponden.

Ahora bien, al término de la votación empieza el escrutinio y cómputo, por parte de funcionarios de casilla y ahí están presentes los enviados de los partidos.

Cabe señalar que estos, durante la votación, tuvieron en sus manos la lista nominal a fin de verificar que el ciudadano que acudió a cumplir su deber cívico, en realidad aparezca registrado.

En ese sentido, pueden llevar un conteo de las personas que acudieron a votar y registrarlo en cada hoja de la referida lista, en la que aparecen nombre y fotografía de los votantes.

De modo que si se suma la cantidad de electores que depositaron su voto y las boletas sobrantes que deben ser invalidadas,  el resultado tendrá que coincidir con la cifra inicial que se registro en el acta de apertura de la Jornada Electoral, de la cual deben recibir copia los representantes de partidos.

Habrá que ver que lo que “acreditan y evidencian” los jurídicos del albiceleste a los que, sin duda, junto a sus patrones,  les asiste “el derecho al pataleo”.

A propósito, es contradictorio lo que expresan desde el feudo panista, al reconocer “la participación ciudadana que una vez más dieron ejemplo cívico en esta elección”.

Y para terminar de “cajetearla” extienden su agradecimiento a los funcionarios de casilla por tiempo y esfuerzo a fin de “construir un México democrático y plural”, así como a sus representantes de casilla en la entidad.

Haber si entendimos: ¿reconocen la participación de los ciudadanos pero no están dispuestos a que se cumpla su voluntad?

Más aún: ¿agradecen a los encargados de las casilla y sus representantes pero cuestionan los resultados de la elección ya que, a su juicio, hubo trampas?

Lo único que falta es que sean los artífices de la versión de que los comicios del domingo estaban pactados.

Sería el colmo de la irresponsabilidad el tratar de despojar a los ciudadanos  de su voluntad y capacidad de decisión para reducir el resultado de los comicios a un arreglo “en lo oscurito”.

Es entendible que trate de atenuarse la derrota y se realicen maniobras para el manejo de la crisis pero, los genios de la comunicación, escogieron la peor narrativa.

Lo que deben hacer el dirigente formal del panismo, LUIS RENÉ CANTÚ GALVÁN y su equipo, incluso los candidatos perdedores, es salir a dar la cara.

Bien les haría mostrar unidad y cohesión en torno a su instituto y meterle humildad en lugar de exhibir la torpeza y novatez.

¿O acaso el panismo militante y sus simpatizantes no merecen saber cuál es la línea a seguir?

¿Será que lideres del PAN únicamente conocen la verborrea triunfalista para avasallar a los adversarios?

Los tamaulipecos optaron por modificar la correlación de fuerzas y eso debe respetarse.  

No hacerlo así es continuar alejándose de la posibilidad de recuperarse, así sea en parte, en el 2022.

AL CIERRE

Empezó el estira y afloja por el liderazgo de la mayoría morenista en el Congreso local.

Unos aseguran que ARMANDO ZETUCHE será el guía en la próxima legislatura; otros sostienen que tal posición corresponde desempeñarla a JOSÉ BRAÑA.

Debe esperase que , ahora si, el liderazgo partidista de Morena meta mano y marque la pauta para que los legisladores no se vayan por la libre, similar a lo que hicieron las y los actuales diputados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here