HUMO BLANCO

HUMO BLANCO

LA PRÁCTICA DEL “CHAPULINEO”

Por Clemente Castro González


La salida del PRI de YALHEEL ABDALA CARMONA y su eventual incorporación al PAN es algo que mete ruido a los dos institutos porque la legisladora local no se va en buenos términos del partido que dirigió a nivel estatal y tampoco llega al albiceleste como factor de unidad.

Ni modo que los panistas en pleno, de Nuevo Laredo, la vayan a recibir con los brazos abiertos. Se supone que hay una lista de personajes del blanquiazul que traen proyecto desde tiempo atrás.

Es evidente que la otrora militante tricolor sale por la puerta de atrás de un ente político que la encumbró en cargos de elección popular y del el cuál, no hace mucho, hablaba bondades al referirse a la fidelidad de la militancia priista, de la que se sentía orgullosa.

La decisión de ABDALA CARMONA generará criticas y reclamos de parte de liderazgos del Revolucionario Institucional, tan es así que guía estatal, EDGARDO MELHEM SALINAS, abrió fuego al señalar que si renunciaba al partido tendría que dejar la diputación porque se trata de una posición que obtuvo a través de la representación proporcional.

A juicio del dirigente del tricolor se trata de una traición y sostuvo que la salida de YALHEEL obedece a que será la candidata a la presidencia municipal por las siglas del PAN.

Y si esa es la razón de la renuncia significa que la legisladora le jugo rudo al PRI o que a la cúpula tricolor le falto capacidad “persuasiva” para evitar que su ahora ex compañera los abandonara.

De cualquier manera, lo que se dio no deja de ser una de esas “jugarretas” que son comunes en la política en donde sobran las verdades a medias y mentiras completas para reprobar lo sucedido o justificarlo.

La propia diputada, en una carta que hizo pública sobre su renuncia dirigida al presiente nacional del PRI, ALEJANDRO MORENO CÁRDENAS, da una “cátedra” de ello al asegurar que se va a un frente de lucha para detener a Morena; que seguirá firme con la bandera de la honestidad, además de ponderarse su condición de luchadora por la democracia y cosas así.

Lo que se infiere pero no dice la renunciante es que trae en el “corazón” el interés de gobernar a su municipio, que los operadores panistas le hablaron al oído y que consideró poca cosa al PRI para lanzarse a la contienda.

Es decir, lo suyo no es una acto heroico y menos algo que nazca de los principios, sino vil pragmatismo.

Tampoco MELHEM SALINAS suelta lo que en realidad sabe y que propició que la diputada les dijera adiós.

Eso de que YALHEEL le haría expresado que no tenía en plan la candidatura del PRI a la alcaldía de Nuevo Laredo (aquí es evidente que la dama no mintió) y que EDGAR declarara que analizaban otros perfiles no se nota convincente.

Se siente que hubo un engaño meditado y calculado y que ante eso lo que queda es el reclamo y el manejo de la crisis coyuntural.

Lo que debe preocupar al tricolor no es únicamente el “caso YALHEEL sino la posibilidad de tener otras bajas por ejemplo, la del ex alcalde OSCAR ALMARAZ SMER en Victoria y no precisamente para ir de candidato a la presidencia municipal, lo mismo que el ex acalde de Madero, GUADALUPE GONZÁLEZ GALVÁN, el diputado FLORENTINO ARÓN SAENZ COBOS, JOSÉ GUDIÑO CARDIEL y, en general, los que necesite el panismo para sus fines.

Pero no esta a discusión que Acción Nacional jalará a prospectos y operadores de partidos políticos y hasta abanderados independientes para que aporten a su causa.

Entre las lecciones que deja lo de ABDALA CARMONA es que la alianza entre el PAN, PRI y PRD no aplica, en forma mecánica, en las entidades.

Cierto que Tamaulipas no es de los estados contemplados para ir en unión y que el acuerdo suscrito no implica lo local pero es lógico que entre los coaligados se echen la mano y, por tanto, no se vale meterse zancadillas.

Parece que las cosas no pintan bien para el PRI en Tamaulipas. Eso de que sus aliados animen el “chapulineo” en su perjuicio no es buena señal.

Se enciende el semáforo rojo para EDGAR y compañía.

AL CIERRE

La ex alcaldesa panista de Matamoros, LETICIA SALAZAR VÁZQUEZ, cierra mal el 2020 ya que esta en la antesala de perder su libertad debido a un presunto desvío millonario durante su administración.

Por lo pronto tendrá que comparecer, incluso mediante el uso de la fuerza pública, acorde a declaraciones de el Fiscal Anticorrupción, JAVIER CASTRO ORMAECHEA.

Aquí aplica la sentencia juarista de que “a los amigos, justicia y gracia; a los enemigos, la ley secas”.

El ajuste de cuentas ya se siente y lo peor es que coincide con el año electoral.

Una cosa no tendría porqué ligarse a la otra pero en un país como el nuestro hace tiempo perdimos la capacidad de asombro dado que cualquier cosa puede suceder.

Recuerde que éste lunes es día de los inocentes para que no vaya a ser sorprendido con noticias falsas.

Aunque eso sucede de manera cotidiana y es propicio estar alertas…

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here