HUMO BLANCO

EL “CACHORRO” Y SUS TROPIEZOS

Por Clemente Castro González


Al ser ungido en la dirigencia estatal del Partido Acción Nacional (PAN), LUIS CANTÚ GALVÁN, mostró que traía la fortaleza que da el visto bueno de la jefatura política y así lo hizo sentir.

Sus declaraciones directas no dejaron lugar a dudas que lo habían encumbrado en su instituto para dejar atrás la tibieza que fue el sello distintivo del otrora guía albiceleste, FRANCISCO ELIZONDO SALAZAR.

Y no tanto porque el actual funcionario de la Secretaría de Educación en Tamaulipas (SET) fuera neófito sino porque el círculo panista dominante le tenía poca fe, al grado de que el ahora presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso local, diputado, GERARDO PEÑA FLORES, entró más de una vez al quite en Acción Nacional.

De modo que la presencia del llamado “Cachorro” se entendió como el inicio de una nueva etapa en la vida orgánica del albiceleste en la entidad.

Para estar acorde a las expectativas, el jerarca arribó con la voz arriba al subrayar que tenían “prisa” y que moverían las bases y cuadros directivos para las elecciones del 2021.

El rumbo estaba trazado y la dinámica no desentonó, al menos de entrada, para mostrar el músculo partidista y dejar claro que refrendarían su condición hegemónica en el Congreso local y en la mayoría de las 43 presidencias municipales.

Vale señalar que el panismo tiene clavada la espina en torno a las diputaciones federales ya que, en los comicios del 2018, solo dos de sus candidatos ganaron por mayoría y sumaron una más de su aliado, el Movimiento Ciudadano (MC).

Es decir, seis abanderados de la coalición liderada por el PAN sufrieron la derrota a manos de la alianza integrada por el Movimiento de Regeneración nacional (Morena) y los partidos del Trabajo (PT) y Encuentro Social (PES).

Sin duda que al asumir el “liderazgo” las cosas iban viento en popa para GARCÍA GALVÁN y así se reflejaba en los galerías fotográficas y videos que se confeccionaban y divulgaban desde en área de comunicación del organismo.

Pero los tiempos cambiaron y sin que se afirme que el dirigente del PAN ande de capa caída, es evidente que las cosas no les están saliendo según lo planeado.

La muestra de que las acciones llevadas a cabo no rinden los frutos esperados son los municipios de Victoria y Reynosa, lo mismo que las maniobras legales que despliega el albiceleste en el Instituto Electoral de Tamaulipas (IETAM) y el Tribunal Electoral del Estado de Tamaulipas (TRIELTAM).

Tampoco le ha ido bien en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) y muestra es el revés dado a un recurso interpuesto para impugnar la convocatoria emitida por el Senado de la República, a fin de elegir a un par de miembros del TRIELTAM que están por culminar su encomienda.

La referencia es que se realizó una reforma desde el Congreso tamaulipeco, de mayoría panista, a efecto de reducir de cinco a tres los magistrados del Tribunal local. De modo tal que se pretendió frenar que el Senado tuviera injerencia en el órgano jurisdiccional de la entidad.

Hay voces que señalan que la jugada consiste en tener un Tribunal a modo para el 2022, con solo tres integrantes de los que ahora despachan en el ente.

Sin embargo, los miembros del TEPJF desecharon el recurso legal promovido por el representante del PAN ante el IETAM, ALEJANDRO DE JESÚS MARTÍNEZ LEDESMA, con el argumento de que no contaba con “personería”, es decir calidad jurídica.

“El promovente se encuentra facultado exclusivamente para promover medios de impugnación en representación del PAN respecto de aquellos actos del Instituto Electoral del Estado de Tamaulipas que pudieran afectar los intereses del partido”, concluyeron las y los magistrados.

La lógica no dice que fue un cálculo legal erróneo, que trasciende a lo político y del cual no puede sustraerse CANTÚ GALVÁN. O quizá estemos frente a una bien delineada estrategia que, por ahora, no alcanza a verse.

Debe señalarse que no es la primera vez que le enmiendan la plana al alto mando del PAN desde instancias que tiene que ver con lo electoral.

Un frente más en el que no le ha ido mejor a LUIS y sus huestes es el municipio de Victoria. Sucede que el panismo no consolido su triunfo en la presidencia debido a que permitieron que el actual alcalde con licencia, XICOTÉNCATL GONZÁLEZ URESTI, durara dos años al frente del Ayuntamiento pese ser una administración fallida.

A la fecha persiste la afrenta realizada a los victorenses y lo peor, para el PAN, es que ligan la pésima administración de “Xico” con el partido que lo encumbró.

Pero si el panismo y su dirigente carga en su haber ese peso en Victoria, en Reynosa no le va mejor.

Ocurre que, en el municipio fronterizo y en año electoral, es tiempo que CANTIÚ GALVÁN no le encuentra la cuadratura al círculo.

La evidencia indica que la alcaldesa, MAKI ORTÍZ DOMÍNGUEZ, no dejará la plaza sino es bajo sus condiciones.

Significa que si no le dan lo que pide, consideraría opciones al margen de su partido lo que podría convertirse un gran tropiezo para el panismo, al que no sería ajeno “El Cachorro”.

AL CIERRE

La presidenta sustituta de Victoria, PILAR GÓMEZ LEAL, entregó nombramientos a nuevos funcionarios.

Entran a la gratificante nómina RAFAEL SALAZAR DE LEÓN, CLAUDIO DÍAZ CASTAÑO, JAVIER ANTONIO MOTA VÁZQUEZ, MOYSES OROZCO RAMOS e ISSAC IGNACIO CERVANTES NAVA, mismos que ocuparán la titularidad en Desarrollo Rural, Consejería Jurídica, Bienestar Social, Gobierno y Mejora Regulatoria y administración, en forma respectiva.

Se ve y siente el “prianismo” en lo que es una etapa más del ensayo para sumar esfuerzos, desde ya, con miras a los comicios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here