En la Opinión de:

0
183

Razones para no creer

Julio Herminio Pimienta Prieto


No pensé comprobar el dominio que puede ejercer el gobierno sobre algunos medios de comunicación. Durante semanas, después de dejar de ser servidor público, insistí en que me publicaran un artículo en un periódico en el que venía escribiendo. La respuesta fue ¡silencio total! No cabe la menor duda de que el poder gubernamental en todos los niveles controla, cuando puede, a los medios de comunicación, dejando de tener estos últimos el poder que naturalmente poseen; porque se convierten en instrumentos, dejando de ser medios se transforman en instrumentos de comunicación del gobierno. Incluso, en algunos casos, forman parte de la nómina gubernamental. Una razón para no creer lo que muchos dicen.

En México el Gobierno Federal está constituido por tres poderes: Ejecutivo, Legislativo y Judicial. Algo similar ocurre en las entidades federativas. Los estudiosos de los medios de comunicación hacen ver que éstos constituyen el cuarto poder. El quinto poder le está siendo asignado a la sociedad civil.

Cuando hace tiempo me leí algún libro de Chomsky, reconocido lingüista e intelectual estadounidense, no pude imaginar que años después viviría muchas de las cosas leídas. Ahora, con Razones para la anarquía, vuelvo a ver la poca credibilidad que la juventud muestra hacia el gobierno y cómo se comprueban las razones para no creer.

El Modelo Educativo para la Educación Obligatoria está estructurado en cinco ejes. Hoy quiero referirme al primero, el Planteamiento curricular. En éste “se plasma un perfil de egreso que indica la progresión de lo aprendido desde preescolar hasta bachillerato, que indica también el primer ejercicio de articulación formal para la educación obligatoria”. Además, se declaran los aprendizajes clave, se otorga a las escuelas “un margen inédito de autonomía curricular”. Para la educación media superior, según declara el documento, se actualizó el Marco Curricular Común seleccionando mejor los contenidos y para que se concrete el desarrollo de aprendizajes clave.

Sin embargo; en la página 74 simplemente declaran que “en la educación media superior, los aprendizajes clave se refieren las competencias del Marco Curricular Común”. No pudieron ponerse de acuerdo con media superior y llamarle aprendizajes clave. Entonces tenemos competencias que son los aprendizajes clave. Esta es una razón para no creer en la supuesta articulación. A todas luces se aprecia que es un chipote pegado.

Igualmente se declara el margen inédito de autonomía curricular. La Fase 0, ha sido un ejemplo de anarquía. Las escuelas que participaron tuvieron que ir realizando lo que pudieron. La plataforma fue un desastre de aplicación en casi todos los casos. Si anarquía es caos, lo vivimos. Si anarquía es no gobierno, lo vivimos también. Hoy todavía no se tienen los lineamientos para la autonomía de gestión y curricular. De Básica, solo se tiene la versión jurídica que proporcionaron el año pasado. La información que proporcionan es que los lineamientos del año pasado cambiarán; pero, estamos en mayo, casi finalizando el ciclo escolar, el próximo inicia la implementación y no hay claridad. Uno de los mejores aspectos del Modelo Educativo, la autonomía de gestión y curricular, ha quedado empañada por el burocratismo, una vez más, otra razón para no creer.

Si uno lee la progresión que se da en el perfil de egreso, solo para citar un ejemplo, en el ámbito de Lenguaje y Comunicación, al término de preescolar el niño o niña, será capaz de expresar emociones, al terminar la primaria, comunicará sentimientos. Como vemos, se realizó una estupenda progresión, primero se expresan emociones y después de seis años serán capaces de comunicar sentimientos, como si fueran cosas separadas para aprender. Otra razón más para no creer.

Hoy no es deseable una ausencia de estructura gubernamental en México, es decir, no creo que sea deseable una anarquía; pero ¿qué demuestra la realidad? Casi vivimos en ella. Vivimos en un caos político, en un casi sin gobierno. “Los otros” tienen cooptado al Estado. Y lo que dirige el gobierno, como la Reforma, tiene mucha oportunidad de mejora, no por falta de capacidad, sino por querer presentar todo cinco minutos antes de irse en el año de Hidalgo. Además, al llegar pareciera que hay que reconstruir el país, toman poco en cuenta lo anterior. Piensan que todo el pasado es nefasto, así, ¿cómo creer que habrá un proyecto de nación?, en el que no venga un nuevo partido en el siguiente sexenio y elimine al pasado para volver a construir. Es difícil; pero, la esperanza es lo último que se pierde, decía mi abuelita.

La simulación, se puede palpar cuando intentan dar resultados; pero, solo los que los presentan son capaces de entender que los han tenido, porque no se aprecian. Siguen los mismos problemas y no se palpa el movimiento hacia la mejora. Espero que el próximo gobierno se de a la tarea de tomar en cuenta a los que tienen algo que decir sobre educación. En Salud, es raro ver a un Secretario que no sea médico, en Educación cualquiera puede aparecer, lo que hace falta es que sea un político que haya estado en la campaña para poder cumplir con los “compromisos”.

Otra razón para no creer que las cosas cambien con el modo de operación tradicional. Pero como le sigo creyendo a mi abuelita, espero no perder la esperanza. Por lo pronto, aquí les dejo mis razones para no creer, que casi son las mismas que para una anarquía en la educación en el próximo ciclo escolar.

Julio Herminio Pimienta Prieto

Juliopimienta1@gmail.com

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here