AGENDA PÚBLICA

0
113

LEYES OBSOLETAS. LA DE SEGURIDAD EN EL CONGRESO

Por Salvador Leal Luna


Sin duda que el presidente de la Junta de Coordinación en el Poder Legislativo de Tamaulipas, Glafiro Salinas Mendiola, puso el dedo en la llaga, al expresar recientemente que hay leyes, no sólo constitucionales obsoletas, sino también, los mentados exhortos, así como la Ley interna de Seguridad en el Congreso del Estado.

Creo que antes de eso, debe de empezar, como dice el refrán “el que es buen juez por su casa empieza”. Por lo que debe de abrogar esa ley interna de seguridad en el Congreso del Estado, que esta disfraza de Ley de Protección Civil, donde tiene un gasto por demás oneroso y que al final de nada sirve.

Creo que el presidente del Congreso, como los diputados y el personal que labora en ese poder legislativo no necesita de personal de seguridad y que los ande vigilando hasta para ir al baño, sino que ese poder se considera la “casa del pueblo”, no es una centro de readaptación social, donde se deba de contar con una cantidad de elementos de seguridad, que al final hoy salen sobrando.

Esta ley, señor presidente debe ser quitada de entrada, porque considero, repito que usted no la necesita, el poder legislativo debe ser no sólo autónomo, sino independiente en su interior, debe ser la casa del pueblo, como lo escribe líneas arriba, entonces debe de empezar por ahí, como una de las leyes internas obsoletas.

El gasto económico que se destina a ese departamento de seguridad, se considera innecesario, absurdo, aberrante, inoperante e irracional, máxime que nadie sabe si estos elementos han pasado los exámenes de control y confianza para que se ocupen de la seguridad en el interior del Congreso del Estado, donde repito, no se necesita.

Por lo tanto, esta ley interna de seguridad en el Congreso debe ser retirada, porque desde su inició nació torcida, máxime que con la llegada del hoy diputado con licencia, Carlos Alberto García González, quien fungió como presidente del Congreso, la hizo funcionar al grado que te impedían los elementos de seguridad ingresar sino firmabas un libro. Esto me recuerda cuando los familiares visitan a un interno en los penales del Estado.

Ya que puso, el presidente de la Junta de Coordinación Política en el Congreso del Estado, Glafiro Salinas el dedo en la llaga, debe de empezar por esa ley interna, considerada en el  interior de ese poder como obsoleta.

Con respeto a los exhortos que ahí manejan, también debe ser investigados, debido a que estos no se pueden considerar acciones legislativas de primer mundo, debido a que desde hace tiempo se han considerado como “llamados a misa” y donde los legisladores locales al presentarlos se sienten como pavorreales.

Sin embargo, estos no llegan a ningún lado, por lo que debe haber una acción jurídica en ese sentido; es decir que haya sanciones para las dependencias o funcionarios municipales o estatales que no cumpla con un exhorto de esa naturaleza en determinado tiempo, porque hoy en esta legislatura hay más de 100 de ellos y uno que otro, se ha cumplido.

También tanto exhorto que se hace da vergüenza, al final sólo sirve para engrosar ego de dé cada uno de las y los diputados locales de esta Sexagésima Tercera Legislatura.

Cabe hacer mención que lo mismo sucedió con las anteriores legislaturas locales, donde se promovieron sendos exhortos. Hoy se pregunta, ¿Dónde están o que se hicieron con ellos?

Por hoy es todo.

HASTA LA PRÓXIMA.

Correo Electrónico.

leal6418-14@hotmail.com

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here