Precisando

0
162

UAT – SNTE – Seduma

José del Carmen Perales Rodríguez


El jueves 15 de junio, hace casi dos meses, fue la más reciente entrevista que realicé al contador Enrique Carlos Etienne Pérez del Río, en ese entonces con un semblante de tranquilidad y, sobre todo, seguridad comentó sobre el inicio del proceso electoral para renovar la Rectoría de la Universidad Autónoma de Tamaulipas, al frente de la cual ha estado desde el siete de diciembre de 2013.

Refiero el semblante porque ese día sin rodeos y tras la pregunta sobre los asuntos que se tratarían en la reunión de la Asamblea Universitaria, el Rector respondió: “El propósito principal de la reunión de la Asamblea de este jueves es conformar la Junta Permanente, para que convoque a la elección del nuevo Rector de acuerdo al estatuto, que indica que tiene que ser seis meses antes de que termine el periodo”.

Es decir se trata de un proceso que lleva ya dos meses madurando y para el cual presuntamente ya existen fechas, las que todo hacer suponer podrían ser confirmadas esta semana en que retorna el grueso de los universitarios a las aulas, quienes serán junto con directores y catedráticos de escuelas y facultades, parte importante en el proceso electoral que será en poco más de un mes.

Y es que Etienne Pérez del Río no puede estar de otra forma más que tranquilo, porque al margen de los amagos e infiernitos que coyunturalmente le generaron quienes pensaron era momento de arrebatar, continúa fiel a su proyecto de elevar el estatus de calidad académica de la UAT y que esto desde luego se refleje en el perfil de quienes de sus aulas egresan.

Propios y extraños, aunque el juicio que vale es el de los primeros, podrán respaldar el balance positivo que tendrá este rectorado que sin duda dejará una Universidad con un nuevo rostro, pero sobre todo con un rumbo definido, con menos piedras en el camino para quien llegue, pero también con más transparencia y oportunidades de seguir ampliando los beneficios a los estudiantes que son el verdadero corazón de la UAT.

APUNTE.- Sea cierto, falso o un simple rumor de redes sociales, la intención de la “parte oficial” de “emancipar” a los ocupantes de puestos directivos en el sistema educativo para que sólo obedezcan a la autoridad y no a su sindicato, lo más sensato es abordar ese tema pero sin verdades a medias.

El simple hecho de que el dirigente nacional del sindicato de maestros, Juan Díaz de la Torre, haya hablado de ello en una reunión da margen para que se considere que el río ha comenzado a sonar, pues para nadie es un secreto que desde siempre “la parte oficial” ha querido meterles en la cabeza a los directivos que quien los manda no es nadie más que la autoridad educativa.

Al respecto Rigoberto Guevara Vázquez, dirigente del SNTE en la entidad, ha salido a atajar esta versión que no nació en tierras victorenses ni mucho menos tamaulipecas sino en aquellas donde se respira el sindicalismo más sesudo, más empedernido, más analítico y sobre todo radical, el que desmenuza los discursos y desnuda las intenciones.

Lo que sabemos es que la “emancipación” de directivos es el siguiente de los objetivos que se tienen dentro de la autonomía de gestión, que dicho en términos coloquiales poco a poco asume el papel del lobo aquel del que tantas veces alertó Pedro ¿o Juan?

PENDIENTE.- Don Gilberto ha dicho que va por una candidatura en su querido Reynosa o bien por una delegación federal, porque siente que le queda chica Seduma. En esa pita trae enredado a Luis Javier asegurándole que, según el proyecto que fragüe, le dejará su lugar o la delegación, con todo y que éste no tenga título.

Aquí los veo, leo y escucho: @JosdelCarmenPR / pr_jc@hotmail.com

Compartir
Artículo anteriorEl Patinadero
Artículo siguienteHUMO BLANCO

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here