EL PUNTO ES…

0
184

Por voluntad propia

Daisy Verónica Herrera Medrano


EL PUNTO ES… Que el recrudecimiento de la violencia en la capital de Tamaulipas es evidente, no hay sector de la ciudad que no haya figurado como escenario de una trágica escena.

Los daños colaterales de la violencia, en donde la vida de los inocentes se trastoca pasaron del núcleo de las familias a la actividad económica de la ciudad.

Hoy, son diversos los establecimientos comerciales de giro nocturno como restaurantes, bares y demás que optaron por el “cierre temporal”.

EL PUNTO ES… Que lo hacen por voluntad propia, pues no hay hasta ahora, una recomendación de las áreas de seguridad pública para hacerlo.

El Vocero de Seguridad, LUIS ALBERTO RODRÍGUEZ JUÁREZ, admite que “la Secretaría de Seguridad Pública sabe, a través de lo publicado en algunas redes sociales, que algunos establecimientos decidieron cerrar temporalmente”.

El apunte aquí es que precisa que “nunca el Gobierno del Estado decidiría una acción que afecte la economía local como el cierre o limitación de la actividad comercial y de servicios”.

EL PUNTO ES… Que bajo este precepto, la autoridad no pueden declarar la suspensión de la “vida nocturna”, toca entonces por “voluntad propia” hacer lo que más convenga por nuestra integridad.

Ser prudentes en nuestro itinerario, es una medida personalísima que no debemos esperar a que haya un decreto de ley o una orden judicial para hacerlo.

Por lo pronto en la capital de Tamaulipas, la vida sigue, frente a los daños colaterales y el escenario adverso, solo queda tener fortaleza y darle el control al único Rey del Universo.

EL PUNTO ES… Que en otro tema, vaya crimen, porque es la única forma de llamarle a la mala utilización de 175 mil apoyos sociales que hizo el Gobierno Estatal durante seis años.

Entregarle el pan en la boca a quién no lo necesitaba y dejar de atender lo urgente redundó en un crecimiento ilógico de la pobreza, justo cuando se aplicaban tantas acciones para combatirlo.

Y es que ilógicamente, los apoyos que eran para combatir la pobreza, la antigua Sedesol estatal se los entregaba a gente que no presentaba carencias o al menos, no la del apoyo que recibía.

EL PUNTO ES… Que ojalá que este crimen no solo quede en la conciencia de quienes lo orquestaron, sino que quede también en las denuncias que reciba el Fiscal Anticorrupción, JAVIER CASTRO ORMAECHEA.

Y más allá de las denuncias, lo que se espera es que se enjuicie a quién o quienes sean los responsables de tal atrocidad y que de mínimo, no vuelvan a tener la oportunidad de estar en un escritorio donde se tomen las decisiones de gobierno y ejerzan los recursos públicos.

Tiene bastante de donde echar mano JAVIER CASTRO ORMAECHEA si quiere legitimar su nombramiento en esta posición que tantas expectativas generó desde su creación.

COMENARIOS:

elpuntoesdaisyherrera@hotmail.com

Compartir
Artículo anteriorExpediente
Artículo siguienteHUMO BLANCO

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here