Precisando

0
39

El traslape – A clases…

Por José del Carmen Perales Rodríguez


Los momentos difíciles que está viviendo la Ciudad ya no digamos en materia de seguridad sino principalmente en lo que se refiere a los servicios públicos: basura por doquier, amplios sectores con luminarias apagadas, extensos cortes de agua, áreas verdes enmontadas, baches que cumplen meses y se ensanchan día a día, otros cubiertos de una mezcla de tierra y escombro, no anticipan un traslape administrativo lo suficientemente amplio para cubrir esas y otras deficiencias que padecemos los victorenses.

Por ello ante el anuncio de que el próximo viernes 9 de septiembre el alcalde Fernando Agustín Méndez Cantú rendirá su informe sobre el estado del municipio, claridoso y franco como es, lo que se espera es que diga las cosas como son y que si tiene qué hacer señalamientos, reclamos e incluso asignar culpas sobre las condiciones en que recibió la comuna y que han desembocado en la falta de recursos para cumplir con lo más mínimo, porque apechugar no le permitirá dejar huella.

Los intentos que ha hecho Méndez Cantú de sacar no al buey sino al hato completo de la barranca, desde luego que no se pueden obviar porque le dejaron las arcas muy por debajo de lo que requiere la Ciudad para estar a la altura de una capital y sede de los poderes del Estado, pero no se pueden hacer milagros cuando se han acumulado rezagos a los que no se les ha querido atorar, tal vez porque quienes ahora gobiernan se irán a matar el recuerdo muy, muy lejos y por tiempo indefinido.

Lo digo por tercera vez: el alcalde Fernando Agustín no es una mala persona ni mucho menos un victorense sin amor a su terruño, es cierto que tendenciosamente se le ha culpado de las deficiencias que lastiman la imagen de la Ciudad, cuando es sabido que todo es producto de haber antepuesto las ambiciones personales a los intereses de los victorenses que juraron servir y proteger, para dejarlos a la deriva sin ningún remordimiento.

Por eso considero que ese viernes en el patio de la Presidencia Municipal, Méndez Cantú tiene la oportunidad de pasar a la historia como el Alcalde que no se quedó callado y habló fuerte y claro contra quienes lastimaron su Ciudad, su terruño, a la que le ha dedicado coplas, versos, décimas e incluso piezas literarias, si quiere irse entre aplausos ahora es cuando.

APUNTE.- Ahora más que nunca el sistema educativo está convertido en un verdadero monstruo, no lo digo por el tamaño de la nómina sino por la intensa actividad en que se encuentra inmerso atendiendo lo que establece

la Reforma Educativa, proceso en el que lo mismo se está acomodando personal que se está preparando el terreno para la siguiente etapa de esta revolución, que en términos agronómicos podríamos decir es apenas un almácigo o sea que está lejos aún de convertirse en un frondoso árbol.

Una buena señal de que los pasos que siguen podrían darse sin contratiempos de ningún tipo, es la tranquilidad con que arrancó el ciclo escolar, salvo algunos pleitos personales y la presencia de grillos con ansias de notoriedad como añorando los amagos que son parte de la historia gracias a los maestros de verdad, que con su capacidad ridiculizan a aquellos que así son mediáticamente adjetivados.

Lógicamente sigue habiendo carencias y vicios pues esto no es como meter ropa sucia a la lavadora, pero tampoco se puede hablar que todo sigue igual y de eso pueden dar constancia todos aquellos que ahora andan urgentemente buscando acomodo.

Y como dicen en las redes sociales: Dice en la Biblia que vendrán cosas peores…

PENDIENTE.- En lo dicho: el “hidalgazo” sexenal arrasó también con los útiles escolares gratuitos. Aunque habrá que checar las facturas.

Aquí los veo, leo y escucho: @JosdelCarmenPR / pr_jc@hotmail.com

 

Compartir
Artículo anteriorEl Patinadero
Artículo siguienteHUMO BLANCO

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here