Precisando

0
24

Precisando.- Por José del Carmen Perales Rodríguez


 

¿Quién escarmentó?

         Como suele ocurrir desde hace al menos media década, en nuestra Ciudad las situaciones que afectan la cotidianidad, trastocan las rutinas personales y hasta obligan a cambios de hábitos no recalan prácticamente en ningún hogar, ni mucho menos merecen posturas mediáticas de alerta y ni que se diga de prevención o previsión simple y sencillamente porque nuestra cultura es ser novedosos, sí exigentes pero sólo mientras se nos da el mejoralito.

         Eso se pudo constatar, por mucho que alguien cómodamente considere el tema como cosa del pasado, con la reciente crisis del agua que se abatió sobre prácticamente toda la Ciudad, situación que en las tan socorridas redes sociales, cuasi consideradas forjadoras de revoluciones, y otros espacios en los medios sólo sirvió para cuestionar proyectos políticos personales obviando lo sustancial.

Al margen de culpas y acusaciones, lo ocurrido en la obra de toma del acueducto Guadalupe Victoria que proviene de la presa Vicente Guerrero debió dar lugar a exigencias hacia los expertos en el organismo operador, para que por fin arrastraran el lápiz y elaboraran un plan de salvaguarda de todas las instalaciones clave de la línea de conducción y por supuesto de bombeo.

Tal vez en charlas familiares o entre vecinos se abordó el tema e incluso se echó a volar la imaginación, respecto a la gravedad que habría representado que esta emergencia ocurriese en época de calor, mas no ocupó espacios en los grandes foros ni mucho menos en las declaraciones de quienes tienen qué ver en la operatividad de este servicio público vital para todos, desde el más rico hasta el más pobre.

No es correcto despreocuparse porque ya se puede abrir la llave y ver salir el agua como siempre, porque esto no es sinónimo de eficiencia sino que se trata de uno más de los múltiples remiendos de esta red de la que dependemos todos, misma que reclama una evaluación por parte de expertos en seguridad para ese tipo de instalaciones del que surja un plan de contingencias.

Pero bueno olvidémonos del tema que a juzgar por la reanudación del despilfarro de agua no nos sirvió para escarmentar, ya cuando se acerque la época de calor tendremos motivos para desempolvarlo, disfrutemos el mejoralito.

 

APUNTE.- Durante sábado y domingo en las redes sociales, sobre todo en los grupos privados de WhatsApp que han creado los padres y madres de familia, la pregunta incesante sobre el día en que se reanudaban las clases desnudó la realidad en la que viven muchos paterfamilias que desde lejecitos se siguen “ocupando” de las actividades escolares de sus hijos.

Si bien no se les puede exigir que conozcan el calendario escolar, que ya es mucho, sí cuando menos deben darse una vuelta a las juntas escolares donde se entregan las calificaciones y que, en el caso del segundo bimestre del actual ciclo, se dio pocos días antes de iniciar el periodo de vacaciones de diciembre.

Lo raro aquí es que nadie preguntó por los días festivos ni por las vacaciones de Semana Santa.

 

PENDIENTES.- Mañana es el primer martes del 2016 y podría haber noticias, a menos que lo posterguen una semana más. Aunque a juzgar por la reanudación de las hostilidades políticas no sería sensato.

 

Aquí los veo, leo y escucho: @JosdelCarmenPR / pr_jc@hotmail.com

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here