Aquí la vaina.

0
134

Discursos con azúcar y chile

Agustín Edilver Medellín Cabrera


Hace algunos años la influenza porcina alarmó al mundo entero por el riesgo de vivir una epidemia global, aunque la verdad es que ya vivimos dentro de pandemias más catastróficas que se han silenciado por intereses mercantiles.

El azúcar es la droga del siglo, se consume en grandes proporciones dentro de alimentos chatarra donde nuestro país ocupa los primeros lugares, somos un país mal nutrido y poco se hace para regular y sancionar a las empresas que producen alimentos con altas concentraciones de fructosa de jarabe de maíz.

La diabetes y el sobrepeso están asociadas al consumo excesivo de productos como los refrescos de cola, además debemos agregar el sedentarismo y los otros malos hábitos alimenticios que colocan a la diabetes y al sobre peso como enfermedades de proporciones epidémicas en muchos países del mundo.

En México nos gusta el azúcar, nos gusta lo dulce, eso queda claro cuando tenemos el primer lugar mundial en consumo de refrescos de cola, pero también nos gusta lo picante, a todo le ponemos salsa y chile pa’ que agarre más sabor, y ya nos acostumbramos, ya nos enviciamos y se nos hace difícil abandonar la costumbre consumir dulce y picoso, así es como se forman los platillos del mexicano con dulce y con chile y eso lo saben muy bien los políticos.

Los discursos políticos contienen el sazón del mexicano, por un lado nos endulzan el oído con promesas de más empleo, de más dinero gratis para todo mexicano, de más educación, más seguridad y más de todo, promesas van y promesas vienen, siempre nos prometen acabar con la corrupción, bajar los impuestos y un montón de cosas dulces y bonitas, por otro lado también dentro del mismo discurso político nos enchilan y nos calientan recordándonos los robos, estafas engaños y despilfarros de los anteriores gobiernos.

Así se la juegan muchos políticos con nuestras emociones y dando gusto a la gente acostumbrada a escuchar quejas más que propuestas estratégicas coherentes, acostumbrados a escuchar promesas más que desafíos de trabajo y compromisos colectivos.

Gloria Álvarez vino a México a continuar su propuesta de republica contra el populismo, pero debemos entender que existen diferentes populismos y al que hace referencia la guapa Gloria es el populismo fallido, barato y mal planeado por el que muchos se dejan llevar en nuestro país y en latinoamerica.

Ya empezaron a llegar las promesas de dinero para todos solo por ser mexicanos, seguros de desempleo, fin de la corrupción y un montón más de propuestas mágicas que vienen muy a modo con el México mágico en que vivimos.

Las propuestas de voto obligatorio, sin voto no hay dinero, segunda vuelta electoral, reducción de sueldos burocráticos, transparencia y rendición de cuentas, presupuesto participativo, adiós al fuero y ley 3 de 3 son algunas de las muchas propuestas que podrían cambiar a México.

El camino es colectivo, el camino es en leyes, el camino es cambiando al sistema, el camino no puede ser mesiánico, protagónico, no podemos seguir viviendo dictaduras sexenales y trianuales donde la democracia es tan solo una palabra bonita que alguien dice por allí que vivimos.

Hasta aquí la vaina.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here