Precisando

0
113

PEF 2018 – SET – Vocero

José del Carmen Perales Rodríguez


La virtual asignación al Gobierno del Estado de Tamaulipas de casi 53 mil millones de pesos de presupuesto por parte de la Federación para el 2018, si bien apenas supera con poco más de seis por ciento al de 2017, da esperanzas de que la economía de los 43 municipios mejorará aunque eso sería sólo en caso de se repartiera sin tomar en cuenta colores ni mucho menos rencillas.

Y apunto esto último debido a que tan pronto se conocieron los montos para cada rubro y desde luego para cada entidad, le salieron padres o quizá sería mejor decir culpables a un logro que apenas sirve para cubrir las necesidades más apremiantes que se tienen en todos los rincones, las cuales inevitablemente están encabezadas por la inseguridad.

La conclusión de las negociaciones en el Congreso de la Unión desató ipso facto la puja por el protagonismo, con sendos reclamos de “paternidad” tanto de los legisladores federales priistas y del propio Estado, aunque ninguna de las partes se dirigió siquiera por error hacia sus representados o gobernados, aceptando la mea culpa de no haber podido conseguir más.

Lo anterior después de conocerse que el seis por ciento, es apenas la mitad del incremento que logró el gobierno neolonés que encabeza el vilipendiado, minimizado y martirizado independiente Jaime Rodríguez Calderón. Desconozco si ese 12 por ciento sea producto de la capacidad de negociar del bronco gobernante o del mayor peso específico de los diputados y senadores vecinos, o de ambas cosas… aunque hay tiempo para que nos expliquen.

Pero bueno, saber quien triunfó o fracasó es lo que menos nos importa a los tamaulipecos, aquí nos interesa saber cómo se va a manejar y en qué se va aplicar, si habrá o no ganones, si será bien fiscalizado, si habrá transparencia, si se repartirá equitativamente y sobre todo si las ganancias se quedarán en el estado y que ya no vayan a parar a otras entidades.

Porque a fin de cuentas se votó por un cambio, por una forma diferente de gobernar y no (con negritas por favor) para que se saldaran cuentas interpartidistas pendientes, que conste que no estoy pidiendo que no se aplique la ley a quien la quebrantó ni se perdonen corruptelas, sino que se haga a un lado la vieja frase “los tuyos, los míos y los nuestros”, porque ya basta de ver enemigos por doquier pues todos estamos bajo un mismo techo que se llama Tamaulipas.

APUNTE.- El enredo que se traen algunos mandos dentro de la Secretaría de Educación de Tamaulipas, hace impostergable que se ponga a funcionar la guillotina si es que no se quiere poner en riesgo el esfuerzo que el ala académica está haciendo para hacer valer el espíritu de la Reforma Educativa.

Es absurdo que mientras por un lado se traten de enderezar indicadores, esos que por ahora tienen al estado muy cerca de la mediocridad, por otro haya quienes estén urdiendo problemas que nada tienen qué ver con su real encomienda, la cual se debe cumplir con lealtad.

En este entramado con tufo a grilla e insatisfacción, mucho tiene qué ver la pedantería de personajes que envenenaron la vocación de servicio con que otros llegaron, afortunadamente algunos ya fueron removidos o removidas, pero aún quedan muchos que, tontamente por decir lo menos, todavía ven al jefe como un chamaco.

PENDIENTE.- El que recién estrenó asistente o enlace de prensa de lujo es el vocero de Seguridad, Luis Alberto Rodríguez Juárez, en la persona del excelente comunicador y mejor amigo José Víctor Muñiz Martínez. Le deseamos éxito en esta nueva encomienda porque capacidad le sobra.

Aquí los veo, leo y escucho: @JosdelCarmenPR / pr_jc@hotmail.com

 

Compartir
Artículo anteriorAGENDA PÚBLICA
Artículo siguienteSismo sacude Irán e Irak

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here