Remache

0
130

Lagartos en la plaza de ciudad Madero

Por: Enrique Zúñiga Castillo


Uno de los enormes lagartos que se hallaban persogados con una cadena en la plaza de ciudad Madero, logró zafarse y causó tremendo susto entre quienes a esas horas paseaban por el lugar. Sucedió por la mañana. El saurio rompió su atadura y avanzó, reptó, hasta los andadores del jardín.

Los transeúntes que en ese momento había, corrieron para alejarse del lugar.

No era para menos. El pequeño monstruo medía un metro y medio.

Un policía que se encontraba de guardia en el palacio municipal, oportunamente intervino para sujetar al animal. Batalló porque el bicho lanzaba feroces dentelladas a quienes se atrevieran a acercarse.

El suceso ocurrió en mayo de 1972 pero sin duda no deja de ser alegórico de lo que ocurre con las personas que asumen el poder y con sus afiladas dentaduras mordisquean voraces el presupuesto público. ¿Hacen falta muchos policías de guardia que pongan orden en representación y defensa del pueblo?

Por otra parte, te comento amable lector, que en Altamira, Tamaulipas, no hay autoridad que le ponga rienda a la empresa Ferromex. Sigue contaminando con sustancias tóxicas a su paso por la mera zona urbana y sus locomotoras y furgones los estaciona durante horas en las vías que atraviesan los cruces empleados por los habitantes para trasladarse a los centros de trabajo o escolares. Una foto publicada por la reportera Anahí Meza es escalofriante. En ella retrata a unos menores de edad trepados en una plataforma de tren para cruzar la vía, arriesgando una extremidad o la vida. La Secretaría de Comunicaciones y Transporte (SCT) hasta ahora ha sido omisa a remediar este peligro que enfrentan los pobladores. Sería muy lamentable que ocurriera una desgracia y sólo así la dependencia frenara a la influyente Ferromex.

Carros del gobierno en paseos dominicales

En Altamira, al parecer, muchos funcionarios y empleados ocupan los vehículos oficiales durante los fines de semana para paseos familiares, relajarse con las novias o visitar a sus parientes en sus municipios de origen, pues muchos de ellos no son altamirenses ni radican en dicho municipio. En el estacionamiento del nuevo complejo administrativo La Retama, deberían “pernoctar”, durante los fines de semana, alrededor de 50 carros del gobierno. Resulta que si observaras el sitio, amable lector, un domingo cuando está pardeando, te darás cuenta que muy apenas rebasa la decena de unidades automotrices. ¿Y el resto)

contrarraya@gmail.com

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here