Daisy Verónica Herrera Medrano

Reportera

En Tamaulipas han ocurrido 75 terremotos en los últimos nueve años, el 70 por ciento de ellos, es decir, 52 sismos, tuvieron lugar en 5 municipios de la Cuenca de Burgos, que representa la reserva de gas no asociada al petróleo más importante del país.

El 10 por ciento de los sismos ocurridos aquí alcanzaron la categoría 3, de 8 que existen en la escala de Richter, clasificados como sismos ligeros de magnitudes entre 4.0 y 4.9 grados, considerados como sismos significativos, pero con daño poco probable que genera movimiento de objetos en las habitaciones.

El último sismo registrado en Tamaulipas fue de una magnitud de 3.7 grados, el pasado 24 de enero de 2017, alrededor de la una de la tarde a 7 kilómetros al oeste de Ciudad Victoria, con una profundidad de 5 kilómetros.

El primer sismo que se registró en Tamaulipas, de acuerdo al Sistema Sismológico Nacional (SSN), fue el 23 de agosto de 2008, con la magnitud más alta documentada en la historia de la entidad, alcanzando 4.3 grados; el epicentro se localizó a 33 kilómetros al noreste de Ciudad Madero, con una latitud de 22.45° y longitud de -97.57°.

El año con mayor actividad sismológica en la entidad fue el 2014 con 33 sismos, todos en una escala de entre 3.0 y 3.9 grados, perceptibles a menudo por algunas especies animales, pero que rara vez provocan daños.

El municipio donde mayor número de terremotos tuvieron lugar en los últimos años es Miguel Alemán, que registró 24 sismos de 2008 a la fecha, le sigue San Fernando con 19, Victoria con 12, Díaz Ordaz con siete y El Mante con seis.

En Altamira sólo se han documentado dos sismos, uno en el 2008 y otro en el 2012, mientras que en Valle Hermoso, Aldama, Matamoros, Estación Manuel y Madero se registraron uno en cada municipio respectivamente.

 

FRACKING ARRECIA SISMOS

La fracturación hidráulica o fracking es un método de extracción de gas a altas profundidades presente en México desde hace 60 años, según lo refieren los estudios ambientalistas de la Alianza Mexicana Contra el Fracking, sin embargo, fue a partir de 2014, cuando se tuvo presencia de esta práctica en la Cuenca de Burgos.

La Alianza Mexicana contra el Fracking, conformada por 45 organizaciones en México, indica que a partir del 2014 con este método se empezó a utilizar la perforación en vertical, de aproximadamente 3 kilómetros de profundidad, en la que se inyecta agua, arena y aditivos químicos.

Una vez perforado, se pone un caño de acero llamado casing, hasta el fondo del pozo y entre ese caño y la pared del reservorio hay un espacio en el que se agregan cementos especiales que evitan la comunicación de la parte superior con la parte inferior.

De acuerdo a una solicitud de información que obtuvo esta Alianza, entre el 2014 y el 2016, en la Cuenca de Burgos se habían perforado 200 pozos con esta técnica, en relación a esta actividad, un estudio de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) documenta que el uso de esta técnica se relaciona con el aumento de la actividad sísmica.

El estudio que realizó la Facultad de Ingeniería Civil de la UANL determinó que la profundidad del foco de los movimientos telúricos coincide con la profundidad de los pozos perforados en la Cuenca de Burgos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here