Precisando

0
53

Zorrilla, por ejemplo – Seduma

José del Carmen Perales Rodríguez


El árbitro electoral estatal ha marcado el ocho de septiembre como el día de arranque del proceso electoral 2017-2018, sin embargo el que ahorita más interesa a todos los colores es el local, porque la labor de atraer votos será titánica para unos y un tanto fácil para otros, estos últimos porque sólo tienen qué apretar las tuercas que la sociedad exige desde hace diez meses.

En la renovación de los 43 ayuntamientos y de las diputaciones federales y senadurías, la labor de convencimiento no sólo se restringirá a las arengas y discursos, sino que en ello tendrán mucho qué ver las acciones que se lleven a cabo para reforzar o mejor dicho recobrar la confianza de la ciudadanía, que sólo exige seguridad y cero impunidad.

Ante ello seguramente dentro de poco menos de 40 días estaremos viendo los verdaderos dientes afilados de la Contraloría y Auditoría estatales, quienes vía Procuraduría estén llamando a cuentas a quienes no les salieron las cuentas en las revisiones hechas a sus gestiones en la pasada administración estatal.

Aunque es un secreto celosamente guardado por los titulares de ambas dependencias, es casi un hecho que los primeros “agraciados” serán ex funcionarios de las secretarías de Salud y Educación, sin embargo, aunque se intuyen, los nombres siguen en el tintero porque ese golpe deberá ser lo suficientemente fuerte para se haga realidad eso de que no habría borrón y cuenta nueva ni impunidad, lo que por añadidura devolvería lo azul al cielo.

APUNTE.- Eso es en lo que se refiere al pasado, porque en el presente también hay mucho qué enderezar y seguramente el alto mando estatal quiere sentar el precedente de que si alguien usó el color azul para lucrar, para lucirse, para placearse y hasta para agarrar dinero público para su proyecto, no tendrá otro destino que los tribunales o hasta la cárcel.

En esa mira está, sin duda, José Andrés Zorrilla Moreno, el polifacético alcalde de Madero que unas veces se viste de legaloide, otras de malo, otras de humilde servidor, sin embargo las facetas que más le gustan son las de artista ególatra y de transgresor de las reglas de operación y la normatividad que establecen cómo deben gastarse los dineros que son del pueblo.

Y es que el teatro que ha construido Zorrilla Moreno para allegarse simpatías, tiene como cimientos la turbiedad con que ha aplicado los

recursos que bajó de diversos programas tanto estatales como federales, sobre todo estos últimos, es el caso de la adquisición de los camiones recolectores que nadie sabe a qué hora y quienes participaron en el concurso.

Aunque también hay obras que, en su afán de atraer reflectores de la sociedad maderense a la cual cree estar engañando, autorizó sin siquiera atender lo que las reglas establecen, es decir que se fue por la libre pensando que no habría ningún problema, tarde se dará cuenta que se equivocó y que malogró su sueño de reelegirse o de pasarse a las grandes ligas legislativas.

Pero bueno, como lo dije al principio, después el ocho de septiembre en cualquier momento quedará constancia de que en el combate a la corrupción, la impunidad y la ambición personal, de que la perra es brava hasta los de la casa morderá… a Zorrilla por ejemplo.

APUNTE.- En Seduma se están dejando de hacer muchas cosas en las que lleva prisa quien manda en la administración estatal, como por ejemplo obras hidráulicas, pero don Gilberto y su escudero Luis Javier andan en la polaka. Por cierto en el portal de Seduma es el único en que no aparecen los subsecretarios, ¿será por celos o envidia?

Aquí los veo, leo y escucho: @JosdelCarmenPR / pr_jc@hotmail.com

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here