También a los peatones les hace falta cultura vial

0
130

Redacción

Cd. Victoria, Tam.- No solo quienes conducen una unidad pública deben extremar precauciones sino también los peatones que en muchas ocasiones se lanzan a las calles sin la menor precaución o desafiando la circulación vehicular, opinó el Secretario General de los Microbuses verdes de esta ciudad, Ramón Hernández Manríquez.

Tanto a los choferes del transporte público como a los peatones  les hace falta cultura vial, resumió tras citar como ejemplo que ha sido  testigo de como las personas atraviesan las calles sin tener cuidado.

“Me ha tocado que de entre los carros sale una persona sin fijarse; a mí me ha pasado, lo bueno es que alcancé  a frenar pero me refiero, cuando se trata de niños,  a veces es descuido de los padres  tenemos que reconocerlo; debemos estar más al pendiente de los hijos”.

Entrevistado en torno al chofer de la ruta 22, que el pasado jueves atropelló y mató a una niña de seis años, el dirigente sindical comentó que el operador del volante jamás pensó en evadir su responsabilidad, sino que ante el temor de ser agredido por los padres de la menor, y por la gente  del sector, prefirió resguardarse en una vivienda.

“El chofer  no huyó  como se difundió,  pero yo lo supe de primera mano: si se quedaba ahí en ese momento seria agredido por la gente  tenemos esa seguridad de que lo iban a agredir los padres de familia entonces él se resguardó en una casa  cerca y parece que él mismo habló para reportar el incidente”.

Hernández Manríquez recalcó que todos los choferes en general, pero en particular quienes se dedican al servicio del transporte público, deben tener doble precaución, porque un accidente como el que ocurrió y que enlutó a una familia, le puede ocurrir a cualquier persona.

“A los conductores les exigen mucha precaución las unidades parece que le dio  de reversa en un tramo  las unidades no traen retrovisor o sea  por la parte de atrás a veces  no alcanza a verse y bueno son  un accidente muy lamentable una pérdida de vida humana que con nada se repone”.

Y concluyó afirmando que de ninguna manera se puede ni debe culpar a la niña que bajó a la calle a recoger las monedas que momentos antes se le cayeron de la mano, y comentó que a veces los menores, por la naturaleza de su edad,  no miden los riesgos viales, e insistió en que en este caso en particular, al chofer le faltó un poco más de cuidado.

“Estamos consternados porque eso le pudo haber pasado a cualquiera y sí es muy lamentable quiero  dejar muy en claro la criaturita, que en paz descanse, no tuvo la culpa, a su edad es  propio la imprudencia de un niño  se les hace fácil , no quiero encontrar culpables, solo digo que al operador sí le falta más precaución”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here