Remache del cambio

0
48

Represión y novatez en Altamira

Por: Enrique Zúñiga Castillo


En Altamira, Tamaulipas, dos funcionarios han sido removidos por la alcaldesa Alma Laura Amparán Cruz en fechas recientes. Se trata de José Nicandro Trejo Fraustro quien se desempeñó durante los dos primeros meses de la administración como delegado de la zona sur del municipio. Todavía hoy 29 de enero, en la página de internet del gobierno aparece su nombre como titular de esa dependencia. Se fue sin decir adiós, como en la canción. Ese cambio ni siquiera se hizo público. Lo sordearon.

Quien ocupa ahora el lugar de Nicandro Trejo es Bernardo Javier Hernández de la Torre, esposo de la regidora Ángela Vega Herrera, presidenta de la Comisión de educación.

Una de las primeras acciones que Hernández de la Torre ejecutó como flamante funcionario, fue aplicar todo su poder para lograr la salida de uno de los empleados municipales. Un joven trabajador cuya falta fue la de no simpatizar con su jefe.

La verdad es que muchos de los actuales servidores públicos se sienten con muchos méritos por recorrer las calles al lado de la hoy presidenta Amparán, sin embargo, eso no les da ninguna justificación para maltratar a sus subordinados, ni menos el de aprovecharse de sus cargos para emprender una persecución contra quienes no comulgan con sus modos e ideas.

Hay en las administraciones municipales integrantes del personal, muy humildes, que en el pasado sólo acataban órdenes. Si fueron acarreados a los mítines del partido político en el poder, sólo buscaban sobrevivir. De no hacerlo, los daban de baja en la nómina. Muchos de ellos prefirieron anteponer la alimentación de sus hijos a cuestionarse principios políticos. Hoy, algunos sufren el revanchismo de los nuevos tiempos. Se ensañan con los más débiles. Sería mejor que los gobiernos se esforzaran en castigar a quienes engrosaron las filas de los aviadores y a quienes autorizaban esos pagos, también en sancionar a quienes construyeron obras chafas y a quienes endeudaron a los Ayuntamientos sin comprobar gastos.

Bueno, otro de los cambios realizados por Alma Laura Amparán fue en la Dirección de educación y cultura. Dejó ese cargo la profesora Micaela García Muñiz. Su lugar fue ocupado por Yazmín Abigaíl Carreón González.

La actual directora se desempeñó al inicio del gobierno panista en Altamira como subdirectora de la misma dependencia. Es esposa de Ursus Ahumada Morales, uno de los auxiliares de Ciro Hernández Arteaga, diputado local.

A diferencia del cambio en la Delegación Sur, el nombramiento de Yazmín Carreón se difundió en los diversos medios de comunicación. Asombró a muchos que alguien de la experiencia y trayectoria como la maestra Micaela García Muñiz haya sido relevada con una profesionista de nula experiencia en el servicio público. Ha habido personas que no conocen a Carreón y cuando llegan ante el escritorio de ésta, creen que se trata de la secretaria de la jefa. En fin, los resultados de la nueva funcionaria darán o no la razón a la presidenta municipal. Tampoco en la página oficial se ha reflejado la designación mencionada.

¡Qué suene la banda, Alma!

La insensibilidad y la ignorancia han prevalecido en la decisión de desparecer la Banda Municipal de Altamira Tamaulipas. En contraste, síndicos y regidores han insertado en las

listas salariales a hijos, ahijados, sobrinos, cuñados, parejas, guachomas, etcétera. Esta política forma la suave brisa del cambio encabezada por Alma Laura Amparán, la presidenta municipal. ¿Pensar en reelección?

Remache de estilo para principiantes

INCREÍBLE: Podemos presenciar cómo, en distintos medios de comunicación, los conductores, locutores, anunciantes, etcétera, abusan del adjetivo INCREÍBLE. “Fui de paseo y me la pasé INCREÍBLE”, “Compre a este precio INCREÍBLE”, “Fulano es un artista INCREÍBLE”. Hoy todo resulta INCREÍBLE, como si faltaran adjetivos para designar las cualidades de los seres o circunstancias.

contrarraya@gmail.com

Compartir
Artículo anteriorHUMO BLANCO
Artículo siguientePrecisando

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here