HUMO BLANCO

0
39

SE ESPERAN COSAS DIFERENTES

Por Clemente Castro González


Es difícil saber cuántos servidores públicos ven en un cargo la posibilidad de aportar su tiempo, dedicación, experiencia y conocimientos, para que se haga efectivo el llamado bien común, pero seguramente son contados.

Sucede que no hay una organización que se encargue a dar un seguimiento pormenorizado al desempeño de los funcionarios y las leyes y mecanismos que aplican para ajustar a quienes se desvíen de su encomienda, son más bien flexibles o no tan complicadas para sacarles la vuelta.

Peor aún es la carencia de vocación de servicio y, en contraparte, la voracidad para atracar.

Lo que se documenta es que en cada sexenio federal o estatal, han salido nueva camada de ricos y los que tenían cierto patrimonio lo incrementaron, en forma exponencial.

Ocurre que fuera de los trabajadores de base y operativos, el común de los personajes que ocupan encumbrados cargos utilizan su posición privilegiada para traficar con influencias y hacer negocio, entre otros actos.

Esto pasa en los diversos ámbitos de las estructuras gubernamentales, más en aquellas en que se maneja recurso económico o donde la firma cuenta para autorizar tal o cual obra o dar el visto bueno a proveedores y prestadores de servicios.

Sobre el tema, aquí en lo cortito, hace algunos días hablábamos de los edificios de renta que se contrataron en la administración estatal pasada.

Igual señalamos  que a la llegada de éste gobierno se hizo una reconsideración y se prescindió de no pocas inmuebles. Para empezar, los que eran utilizados por la secretaría de Salud, en calidad de bodegas y oficinas. Si fuera el caso  y en algún momento dan a conocer a quienes se les rentaban,  aparecerá que esos apellidos estaban relacionados a los que ejercían el poder.

En liga con el mismo asunto y guardadas las proporciones, tenemos que actos que pudieran estar reñidos con la moral y tal vez hasta ser ilegales, fueron los que se manejaban o se imponían a  la directiva del equipo Correcaminos de futbol soccer profesional.

Se comenta que la alta jerarquía que tenía bajo su mando el manejo del equipo no sólo se auto rentaba edificio sino que se daban a la

tarea de arrendar departamentos de su propiedad a jugadores foráneos,  con cargo y costo al erario público.

Dese luego que el tejemaneje pudo haberse dado, de igual manera,  en la contratación de elementos que llegaban a engrosar las filas de la institución deportiva.

De modo que, si se le ve por el lado del flujo de dinero, podríamos inferir que el Correcaminos es una verdadera minita de oro.

A propósito, fluye el comentario en el sentido de que los comerciantes que estaban colocados en las inmediaciones del estadio Marte R Gómez y fueron reubicados,  aportaban su “moche” a jerarcas del deporte estatal,  que hace algunos meses culminaron su encomienda.

Aunque los actuales guías del deporte no han externado nada en relación a irregularidades que hubieran encontrado,  eso no significa que los que concluyeron su ejercicio hayan sido blancas palomitas.

La expectativa es a favor de los recién ungidos jefes  del equipo Correcaminos, cuyo administrativo es MIGUEL MANSUR PEDRAZA, en el sentido de que no caerán  en la tentación de dejase seducir por actos indebidos.

Se espera que haya transparencia y aquellos profesionales a los que se les dio la oportunidad de estar en la función pública hagan las cosas diferentes.

Por ejemplo, si eres parte del  gobierno estás imposibilitado para hacer maniobras a fin de concretar negocios. Ahora sí que, zapatero o tus zapatos.

Confiamos en que es cosa del pasado aquellas maniobras que se daban a través de comercializadoras, por medio de las cuales se surtían desde alimentos hasta moderna tecnología, en sociedad con tal o cual funcionario o con  presta nombres.

RULETA

Pasa el tiempo y los sectores del Partido Revolucionario Institucional (PRI) o mejor dichos sus líderes, no dejan de ser sumisos y lambiscones con los gobiernos emanados de su organismo, aunque les tengan el pie en el cuello desde hace décadas.

La excepción en la defensa de los intereses de sus afiliados, en determinadas circunstancias, es la Confederación Nacional Campesina (CNC).

Porque las  Confederaciones de Organizaciones Populares (CNOP) y de Trabajadores de México (CTM), en forma específica sus guías, son paleros y vendidos.

En éstas líneas me refiero a  la central obrera en tanto que de la otra agrupación, la CNOP, no vale la pena ocuparse.

Conste que no señalamos que los organismos y los principios y programa que los rigen  a tales  organismos sean obsoletos, sino más bien que no aplican en una realidad en que se comportan,  ante las autoridades emanadas de su instituto, en calidad de subordinados, por decir lo menos.

La muestra,  por demás reprobable, la acaba de dar CARLOS ACEVES DEL OLMO, dirigente de la CTM.

Resulta que el sujeto de marras, cuando le tocó emitir un discurso, en el evento que acaba de presidir el presidente, ENRIQUE PEÑA NIETO, el pasado lunes, sostuvo, sin el menor recato, que los aplausos que le daban los presentes al jefe del ejecutivo era muestra de aprecio y respeto que tenían.

Ya entrado en confianza, reclamó a JUAN PABLO CASTAÑON CASTAÑON  presidente del  Consejo Coordinador  Empresarial (CCE), que sostenga que hay una  alianza gobierno empresarios pero que deje fueras a los trabajadores.

“Primero México, nuestras instituciones, las cámaras, la Suprema Corte de Justicia pero también la gente. Porque la gente se enoja. Tenemos 30 años de rezago salarial”, remató.

Enseguida pidió a los empresarios su solidaridad y que ésta  se refleje en prestaciones sociales. Es decir, en el Seguro Social e Infonavit, en tanto se van haciendo cada vez más chiquitas las pensiones.

Pero el cetemista fue más allá, al señalar que mientras no se tengan  satisfechas necesidades elementales del trabajador y un “dinerito en la bolsa no vamos a salir adelante”.

Es decir, el mandamás de la CTM tiene conocimiento de causa de lo que sucede pero se queda, como dirían los clásicos, “en puro jarabe de pico”, mientras sus representados sobreviven de milagro.

AL CIERRE

En gira de trabajo por Mante, el gobernador, FRANCISCO JAVIER GARCÍA CABEZA DE VACA, puso en marcha la Segunda Jornada Ciudadana para Integrar el Plan Estatal de Desarrollo 2016-2022.

Durante su discurso el mandatario subrayó que en Tamaulipas decidimos todos.

Durante el evento estuvo acompañado de su esposa, MARIANA GÓMEZ DE GARCÍA CABEZA DE VACA, presidenta del Sistema DIF estatal.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here